Galería

 Exposiciones

 Quieres exponer

 Obras adquiridas

 Libros Publicados

 Quienes somos

 Mapa web

 Contacto

  SUEÑOS DE POETA

Letras, Palabras, Frases de Amor. Dedicadas a las personas, Pro Salud

ArtSalud por un SI a la VIDA

 Próxima edición 2010

Preparamos la tercera temporada 2010/11 con la edición del 4º libro:

Sueños de poetas

En ArtSalud editamos libros. Que podrás descargarte en pdf, en esta página de artistas

 Envía tus escritos o poemas a: Contácto

Una carta a aquella cosa infinita

A veces pienso que estás conmigo, y sin embargo siempre te vas.
Qué cosa podría demostrarte para entregarte, en tan sólo un instante.
Yo, que bajaría al mismo infierno para enfrentarme con el mismo diablo, para que su
sombra no influenciara en el mundo.
Pero porqué te vas y te burlas de mí, si sólo quiero darte la mano.
Si quieres te escribiré el mejor poema que pueda.
Te ríes de mí , porque sabes que soy débil y piensas que lo que te escribo es un guión
que me han escrito.
Pero si algo he aprendido es que el mejor guerrero nunca es el más valiente.
Por favor no me des la espalda cuando te hablo.
Porque por mucho que cierres tus sentidos siempre estaremos juntos
Me gustaría que por un instante mirases tu interior y pudieras mirar al infinito y allí
podrías encontrar un lugar en que volver a nacer y poder volar y soñar
Todavía no me crees, verdad
Créeme por favor
Si supieras quién eres en verdad.
Y si me dices que te da miedo el destino no te creo.
Porque los que creen en el destino, su universo es incierto.
Y los dos sabemos que tú, infinito lo sabes todo, incluso que este día llegaría.
Por qué me dices que ahora yo soy infinitamente fuerte.
Aunque me contestes con susurros, yo no quiero verte así
Sino que quiero ver a ese infinito que siempre ha dejado el recuerdo a una esperanza---
Para que todo pueda ser mejor.

G. Marsal. Tarragona

Poema

dedicado a las personas con Síndrome de Down

AUTORA: FATIMA AMARILIS CEDEÑO M. PAIS VENEZUELA

CIUDAD: CHARALLAVE, ESTADO MIRANDA

Introducción

Comprender a veces lo que significa tener un hijo, familiar o amigo con síndrome Down no es fácil sobre todo para aquellas personas que les cuesta entender que un Down tiene su propios espacios, derechos, creencias, habilidades, destrezas, gustos y sentimientos.
En estos tiempos hemos visto avances científicos, tecnológicos, sociales, legales y laborales que han demostrado que estas personas son tan maravillosas e importantes que incluso se les considera Los Ángeles de estos Tiempos. Por tal motivo dedico el POEMA ANGELES EN LA ETERNIDAD a todos Ustedes que desde su propio universo nos enseñan que aun la inocencia es posible en su propio universo; nos muestran que la música tiene su propio ritmo en sus manos y que simplemente tener a un Down en nuestras vidas es también otra mágica forma de adaptar el tiempo.

 

Dedicatoria

A esos Ángeles que nos ven desde la Tierra
A todos aquellos que creen en Arco iris
A Ti que solo nos miras sin olvidar quienes somos
A todos eso seres de Luz que les dicen Down

 

Ángeles en la Eternidad

A veces trato de cruzar tu espacio
y sólo consigo alterar tus miedos.

¿Acaso sabes que en mis ojos duermen
Cristales de sueños?

No soy torpe en tu tiempo.
Simplemente acaricio este momento.

No es que sea lenta mi pisada.
Simplemente quiero saber me atiendes

Tus pasos de gigante roban mi voz

Tu hablas y llenas mi voz
Eres aquel que cubre los sueños

¿Será que alcanzaremos juntos el universo?

Solo mírame en la silueta
desde estas manos eternas

Siente mi frecuencia
en los gritos de mi silencio

Escucha los latidos que se esparcen
cuando me atiendes

Es que tú me dices Down
y te regalo en mi sonrisa
lo que te entrega el UNIVERSO

POEMA

La vidriera del alma

Cuando abrió sus ojos, vio que se aproximaba hacia ella, en un espacio que no buscó darle y que él tampoco pidió ocupar. Pero, estaba ahí, fisgoneando de la manera más sutil en la vidriera de su alma, la que se mostró sin mayores reparos…..
Ella recuerda que fue envolviéndose lentamente en la suavidad de su voz, pausada y reflexiva. Aquella voz que la llevó a cuestionar su existencia y la invitó a despertar del letargo involuntario en el que estuvo a propósito de nada y a pensar en las distintas formas de vivir: vivir "para" y " por" y vivir "sintiéndose vivo". Que así como es el corazón con su latido, el órgano indicador de que aún está viva, hagan lo propio sus sentidos….Que sus ojos, los que han visto el desierto y sus áridos colores, los han visto hermosos y han visto también como se despliegan surcos en los cerros, como si fueran arterias pulmonares que oxigenan su yerma existencia y de paso, la de ella. Y sus manos cubiertas por esa piel que está en todo su cuerpo, trepen sobre las rocas para asir al viento, mientras el mar y sus olas juguetonas, ante cualquier insospechado descuido, se alisten a mojarla…..Que recoja aromas y sabores que evoquen en su memoria, tantos preciados recuerdos, los que se han ido apilando uno a uno, en las estanterías de su cerebro. Sus oídos, sin ellos cómo podría extasiarse tanto del silencio como del ruido, ahora ellos son oídos dispuestos y atentos…. Y es su propia voz, la que se ha vuelto pausada y reflexiva, desgranando los años de su vida, como quién desgrana lentamente una mazorca, como la desgranara entera él, dejando con su paso la huella indeleble, del día en que atravesó aquella puerta, obsequiando un antes y un después a su existencia.

Cuando abrió sus ojos, vio que se aproximaba hacia ella….
Escaparon de su boca, esas esperadas palabras de cortesía: Buenos días, señor…. Las palabras sucesivas, están aún confundidas, no saben a cuál boca pertenecen…. Pues vienen trayendo consigo, una voz pausada y reflexiva, compañera inherente para los ojos capaces de ver, qué hay en la vidriera del alma.

Janet Ramírez Rodríguez
Chile

POEMA y DIBUJO

Entre hermosas palabras-los besos los latidos-las tardes silenciosas,todo
esta ahi entre tus pequeños senos secretisimos-duros-que sorpreden continuos unos
labios eternos-donde la suave piel se eriza con los continuos besos-cerca del mar en liras casi celestes-no no preguntes

-calla-cierra los ojos-siente-mientras tu siempre dulce siempre viva lanzando destellos sin sonido.

Federico Eguia de Madrid

Poema

El olor de un alma nacida

Sólo hay una forma de describir el olor de un recién nacido, en el regazo de su madre, aturdida por el esfuerzo del alumbramiento. No se puede comparar con nada; es única y exclusivamente el olor de un recién nacido.

Sólo hay una manera de describir la fragancia de un nuevo cuerpo solemnizado por un alma llena de brío e ilusión. ¡Qué sorpresa para una madre, y qué complacencia también, el poder oler el primer aroma de su hijo primerizo! En su esencia está el amor de la que ha ansiado desde el primer sueño de adolescencia, tenerlo entre sus brazos. Un deseo dorado que un día parecía inalcanzable, se ha hecho al fin realidad.

Sin embargo, los sentidos nos regalan algo más que el nacimiento de un ser puro, carente de juicios y vivo de intuición. Porque el recién nacido nos da su suavidad, nos devuelve el olfato, nos presenta su rostro, nos bendice con su aliento, nos presta su atención a cada segundo, nos ofrece su ternura y toda su vitalidad, que parece concentrada en la fuerza de sus pequeños dedos. Nada más y nada menos, su vida en nuestras manos.

Ese primer encuentro entre dos seres que se conocen desde hace tan solo unos meses, quizás más, es la magia indescriptible, que sólo dos viven en sigilo; secreto de naturaleza. Aunque se esfuerce, el observador no puede entender el misterio de los sentimientos de ambos. Ni siquiera ellos mismos, saben muy bien qué ocurre. Simplemente viven con reserva la virtud de ser uno, en dos cuerpos, envueltos con el resplandor de la inocencia.

Hijo mío: me deleitaste y me deleitarás con los efluvios sagrados de toda tu aura. Desprenderás siempre sutilezas blancas y luminosas, para mí. Por eso desisto finalmente en mi esfuerzo de describirte, no sin añadir antes, y por último, que hueles a fina esperanza. Y que tu dulce piel exhala humildemente, la frescura del amor que me das desde siempre.

Solamente con eso, conservo un recuerdo de felicidad para el resto de mis días.

A mi maestro de maternidad, Noel

d'ara corboud

Poema

Te amaré como en el pasado
¿Por qué tus manos ya no buscan las mías;
ni tus labios humedecen mis besos;
ni entrelazas tus piernas, con las mías,
en nuestro lecho de ensueño,
en un despertar sin tiempo,
de un domingo por la mañana?
¿Dónde está ese ardor al verme de nuevo;
o el brillo en tus ojos, al encontrarme?
¿Por qué no perdura el entusiasmo
de nuestro primer encuentro,
de nuestros primeros días felices?
¿Y por qué ya no lloras, cuando no estoy?
¿Por qué tienes prisa cuando te abrazo,
y desapareces, cuando me acerco?
Es que, ¿ya no sientes lo mismo?
¿Es algo que he dicho?
Perdóname, si te he ofendido, porque
sólo quiero, de nuevo y por un momento,
recuperar el tropiezo de nuestras bocas,
sentir el sabor de tu dulce afecto,
y vivir la vehemencia de tus abrazos,
como antes…
Y encontrar tus pies bajo las sábanas,
de un nido de amor compartido,
vivido y sentido, como la primera vez.
Porque yo sí que siento lo mismo, y sin reproche.
Porque te echo de menos, aun estando a mi lado.
Porque sigo buscándote en la soledad de la noche.
Y porque te amaré en el futuro, como en el pasado.

¿Por qué has dejado morir la vida de nuestra esencia
que unía, por amor, a dos almas perdidas,
necesitadas de cariño y de comprensión,
y ahora no hay nada, sino distancia y silencio?
¿Por qué es ahora la amistad de la música
mi único consuelo y confidente?
¿Por qué no eres ya tú el que me da la fuerza
para luchar en la vida y seguir adelante,
juntos, como lo hacíamos antes?
¿Por qué ese pasado ha dejado de ser presente?
¿Y por qué no cabe un brote de esperanza,
en el desierto de mis días,
esperándote a cada instante,
expectante de ver tu sonrisa,
dedicada solamente a mí,
como antes…?

¿Por qué debo ceder a esta incertidumbre
de saber si algún día
volverán a arder nuestros corazones
en una hoguera de amor eterna?
¿Por qué te debo encima la gratitud,
de susurrarme estas tristes líneas,
al sentir el pesar de tu ausencia?

D´Ara Corbou

Poema

MOMENTO PERDIDO

Un momento perdido
quiebra el reloj
en el silencio de una calle
donde los ojos de la nada
despeñan lágrimas
hacia el destino
de una llama indecisa
y la consumen.

Quedarán chispas.

Porque la vida
es resplandor de instantes
mientras el tiempo
va en busca del tiempo.

Hay que vivir.

Para encender el fuego.
ALCIRA DORO MADDON

LA INSISTENCIA DE LAS ARAÑAS

 

Limpié con celo la telaraña del balcón,
sabiendo que al día siguiente volvería a estar allí.

Pero tú no creías en presagios ni en signos:
dentro de ti creció un día la vida,
ahora incubabas otro tipo de embrión.

"Ese bicho, ¿qué forma tendrá?"

Nódulo, carcinoma: palabras que aprendiste
en un suplemento dominical,
cuando las canas empezaron a serpear simetría en tu pelo.

Llevabas dos horas despierta.

Aquella mañana tocaba revisión:
no vi rastro alguno de telaraña en la barandilla.

Si la habías limpiado tú o no, no me atreví a preguntártelo.

Harkaitz Cano 

UN ALFILER EN MI PECHO

Un suspiro ha roto mi mejilla,

y en los dos algodones de mi pecho

una mano temblorosa mece

una cuna negra y vacía.

Solitaria está la vereda

que transito al filo de la guadaña,

y en las dos lunas llenas de mi pecho

la pena ahoga al llanto

y la quimera se desvanece.

De la sombra nace temblorosa

una vieja canción de nana,

los dos ruiseñores de mi pecho

encogen sus alas de fuego

y parten en busca del ansia.

La alcoba se regocija en su mirada

y el viento escupe alfileres negros,

y una mariposa somnolienta

roza sus dos arco-iris

con los dos cielos azules

que posan en mi pecho.

José Antonio Polo Soto . España

POEMA

ROXY PAZ DE BOLIVIA.

Silencioso y acechante

llega sin que lo esperes

destructivo, mutilante

se lleva a grandes seres.

 

No han descubierto la cura

y sigue como invencible

y lentamente él tortura

con un dolor insufrible.

Maldito cáncer de mama

asesino cruel de mujeres

piedad el mundo te clama

y maldice tus poderes.

 

A Dios pedimos sabiduría

para poder encontrar la cura

que acabe contigo un día

¡maldita enfermedad tan dura!

 

Roxy Paz- Santa Cruz –Bolivia

Poema

NUESTROS SENOS
Son mis senos muy hermosos.
Cuerpo, bello, delicado.
Con él he gestado vida,
Hijos sanos he parido,
Estas mamas les lactaron.
Muy sanos, sensuales senos,
Parte son de mis delicias,
Soy maga y sacerdotisa,
Con ellos a mi hombre embrujo,
Con ellos, con mis caricias.
Cuerpo artístico perfecto,
Dispuesto, prodiga vida.
Cada parte de él mimemos,
Sentido equilibrio, hacerlo
Debemos a nuestra dicha.

Ana Lúcia Montoya Rendón
Colombia

enlace página de la artista

¡Llora Alma, llora!

 

Las lágrimas de mi alegría
las guardo en un pañuelo
y son mi tesoro, frente a mis penas.

He derramado tan solo unas gotas,
puras porque he sentido
una felicidad más grande que mi desgracia.

Ni todo el dolor de mi vida,
ni todos los fracasos,
pueden secar ahora estas lágrimas de gratitud.

Éstas, son mi fuerza y mi ilusión,
que expreso con llanto y con sonrisa;
pero expreso y no contengo,
liberando toda esa fuerza
que mi espíritu albergaba.

Sí, mi espíritu es feliz en este instante.
Un instante que parece vívida tristeza,
un instante bautizado de emoción.
Capaz de contagiar lágrimas en el prójimo,
o bien de inspirar una hermosa canción.

Es libre al fin, de la clausura insensata
de sentimientos encadenados, frustrados,
retenidos en contra de su voluntad.

¡Por qué cuesta tanto liberar aguas de júbilo
cuando tanto y más lo necesita el Alma!

¡Llora Alma, llora! Siente sin miedo la ternura
y guarda tus lágrimas de gozo como un tesoro,
porque son diamantes de amor eternos...

A mi madre 29/01/08

d'ara
Barcelona y Vallès

Poema

 

Haz de las virtudes del prójimo, tus virtudes. Quizás creció envuelta en cordialidad, sabiduría ancestral en vías de extinción. Sin embargo, probablemente, ésta nació de su desazón. De los pesares de la vida y de las tristes decepciones, descubrió su musa: su dulce temple.

Mientras tarareaba una canción ya olvidada, luchó duramente para arrebatar el poder a la grosería, los malos modos, la furia y la ira. Aun así, le quedaba una gesta más importante: docilitar el alma ajena para que sintiera que el daño mediante gesto y palabra, es un inútil daño. Con ánimo, consiguió barrer la ofensa de su actitud frente a la vida. Sanó la pesadumbre de sus heridas con dulzor.

Ahora di ¿en qué te has convertido? En el susurro de la conciencia dormida. Los suaves tonos vencen al sentido y deleitan la sensibilidad que sobrevive medio ahogada, en nuestra actual sociedad. Eres afable hasta cuando sientes el peor de los disgustos. Reflejas el resentimiento para que este se consuma en su propia amargura.

Exorcizados de la rabia, todos veneran a esta sabia. Abre el corazón a todo el que la escucha, hechizado por su dulzura. El aliento llega más lejos sin tomar el cielo con las manos. En ella no hay pugna entre euforia y lamento.

Es el viento… constante, que pule las asperezas de los corazones alienados por la rendición.
Ella nunca abandonó, y sí resurgió de su cor con fuerza.

Y nos recuerda:
¿Tienes valor para dar tu amor, o prefieres entregarte a la guerra para saciar el rencor?
Con el amor, has escogido, con el rencor, eres un esclavo.
Luego, escoger te hace libre.

 

A Tiple, la voz del cielo de esta cita. d'ara corboud

 

POEMA

Cáncer…!

1.

No se esta solo mientras hayan ecos dilatando

órganos, en las notas del ocaso…

…mientras algunos viajeros insistan ser parte de la travesía

y se apoltronen en los costados.

(mientras te nutras del plasma aglutinado

bajo el paroxismo de amarle).

Hay dilaciones entre tu forma de estar

…en tus muchos brazos que acarician y muerden

…en tu particular forma de no ser sólo un fantasma.

-Latente,

aleccionado,

conspicuo-

 

2.

Sobrevivirte como al recuerdo.

Como batalla ganada, y la potestad de volver a la valija

...a las cosas sencillas, al aroma imantado de ser

esquivando lo que se pierde entre la maleza,

a todo aquello que habían Olvidado los ojos,

(los del alma)

 

3.

Toma el cuerpo…

en lo etéreo que vibra bajo tus arpegios.

¡¡¡Tómalo!!!...con la ilusión callada

de arrebatar todo lo que aquí –quiero-

Incrustado en la forma

…(aferrada hasta el ínfimo aliento)

 

4.

Sólo una guerra librada en silencio…

Y, ¿ si me ganas?

(Te beberé al fin sin miedos)…

Y, ¿si yo gano?

(Te liberaré sin dejos)

Cruzada escarpada

¡Aléjate!

Vete sin mi…vete lejos…!

Anna Francisca Rodas Iglesias

(tuti-Tutti)

Medellín, Antioquia

Colombia

Y UNA LAGRIMA AL MAR

Por qué llegas y me azuzas

con este idioma de ranas que no comprendo

mira mi mano en la que cabe la vida

roca silenciosa que no se ve.

Y una lágrima al mar,gota a la deriva,

mi vida se demora,he de luchar.

Hace frio,vuelvo a vomitar,nauseabundo el fuego

puñal en el estomago que disemina mis células.

Me duele el alma,me duele el cuerpo me duele

hasta el cabello que ya no tengo.

Y no salgo,me quedo dentro,

y no sale se queda dentro,

Lágrima al mar,destemple del viento.

Con las manos exploré mi vida

y por mi cuerpo en rechazo luché

hasta hechar al intruso que nadie habia invitado

que se asiló en mi pecho y me hizo muralla

y alguna batalla me ganó a destiempo

pero no pudo conmigo,luché y lucharon

lloré y me animaron y aqui estoy palpando vida

y una lágrima al mar,vida.vida,vida...

SARA ÁLVAREZ (ASTURIAS)

 

Poema

Camaleón de mojiganga
En este año de escrituras
sois una escoba de bruja más
caída del cielo
que alimenta mi inspiración.

Vuestra mente colaboradora
presenta un don
un tanto pintoresco,
un tanto estrafalario,
un tanto chocante.

Fabiola demente:
deleitáis con vuestras fábulas;
con cuanta locura
profesáis facundia
de la que, a menudo,
nacen fados atlánticos,
delfines de vuestra personalidad.

Demudáis fácilmente
pero lo justo:
tan pronto sois faro de puerto
como veladora de enajenados;
tan pronto sois blasón denegrido
como blusón blanquecino.

Arrolláis el hilo de vuestra conversación
en bobinas de distintos colores
las cuales conserváis para forjar
elocuentes trajes de armaduras,
los cuales lucís con aljaba al hombro
dispuesta a arrojar,
dispuesta a cautivar
con su colorido y gracia.

Y acertáis con vuestros disparos
calmando a ese mar embravecido;
modulando las palabras
en océanos de disputas,
disputas rojas, azules y violáceas;
disputas que fueron centro en campos de batalla.

Por eso os defino camaleón,
agradeciéndoos, con mi nueva escritura,
vuestra cuidadosa atención;
vuestra invitación como figura
a una mojiganga alegre y compasiva,
donde celebramos juntos la semejanza,
por otro lado sincera,
mientras camufláis la afilada punta de vuestras flechas
con elegantes vestiduras
que no hacen más que reflejar un propósito:
rendir culto a la paz y a la armonía.

A mi hermana Vanesa, en el día de su cumpleaños
24/08/1999
d'ara corboud

Poema

Grito a grito pare la tierra y de sus entrañas emerge el dolor de la existencia. Con voces de sangre y silencios de siglos se estremece el femenino instinto de la vida para batirse en duelo con la luna.
Juana Hernández Conesa. Escritora.
Cartagena. España

NORAIDA JOSEFINA LISCANO AGUILAR.
DE VENEZUELA.

Es una cruz

que se apodero de mis sutiles senos
no le di permiso
sólo me invadió
no le di motivo
sólo me tomo
yal vez un poco de descuido
¿Culpable soy yo
por no tomarme el tiempo
de tocar mi lindos senos?
Ahora espera por mí
un lugar en el cementerio.
Tal vez sea muy duro
este doloroso tormento
mudarme a otra casa
sin querer.Y tengo que habitarla
Ahora,desde mi nueva morada,
ya no tengo ni un espejo
para pintarme los labios,
lo hubiese usado para
tocarme por dentro;
tal vez me hubiera ahorrado
pasar por tantos maltratos.
Tal vez me hubiese sumado
unos años más de vida
pero ahora ya sé

que ya no valen tantos tal vez.
Espera-tan solo un tal vez-
si me hubiese tocado
o tal vez si alguien le hubiese contado,
mi nombre no estaría pintado
con colores grises y triste.
en un cruz al costado
con una leyenda que dice:
Aqui yace una mujer triste
por no ser inteligente

y no haber tocado antes
sus estrellas luminosas;
ahora aquí quedo sembrada
sin sus estrellas erguidas
pálida y sin soplo de vida.

NORAIDA JOSEFINA LISCANO AGUILAR. VENEZUELA

POEMA DE NAVIDAD

LA ESTRELLA DE LA ESPERANZA

Existen millones de estrellas en el cielo. Estrellas de todos los colores: blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas y azules.

Un día inquietas, ellas se acercaron a Dios y le dijeron:
- Señor Dios, nos gustaría vivir en la Tierra, entre los hombres.
- Así será hecho, respondió el Señor. Las conservaré a todas ustedes pequeñitas, como son vistas, para que puedan bajar para la Tierra.

Cuéntase que, en aquella noche, hubo una linda lluvia de estrellas.
Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras se mezclaron con los juguetes de los niños, y la Tierra quedó maravillosamente iluminada.

Pero con el pasar del tiempo, las estrellas resolvieron abandonar a los hombres y volver al cielo, dejando la tierra oscura y triste.

- ¿Porqué volvieron? preguntó Dios, a medida que ellas iban llegando al cielo.
- Señor, no nos fue posible permanecer en la Tierra. Allí existe mucha miseria y violencia, mucha maldad, mucha injusticia.

Y el Señor les dijo:
- ¡Claro! El lugar de ustedes es aquí en el cielo. La Tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que pasa, de aquel que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere, nada es perfecto. El cielo es el lugar de la perfección, de lo inmutable, de lo eterno, donde nada perece.

Después que llegaron todas las estrellas y verificando su número, Dios habló de nuevo: - Nos está faltando una estrella. ¿Será que se perdió en el camino?

Un ángel que estaba cerca replicó:
- No Señor, una estrella resolvió quedarse entre los hombres. Ella descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección, donde hay límite, donde las cosas no van bien, donde hay lucha y dolor.

- ¿Qué estrella es esa? Volvió a preguntar Dios.
- Es la Esperanza Señor. La estrella verde. La única estrella de ese color.

FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO NUEVO EN PAZ, CON MUCHA SALUD Y AMOR

Ana Bustos Guerrero y Flia.

DEDICO ESTE HUMILDE ESCRITO A ARTSALUD Y A TODOS LOS QUE LO HACEN POSIBLE.

CONTAGIAR ALEGRÍA

Estrecho el cerco de la enfermedad,
quiero desatar furor con mi energía.
Traspasar lo amargo de lo íntimo,
intentar trasladar con mi sonrisa
un canto positivo a angustiosas situaciones.

Solitarias, vulnerables, crueles,
desarboladas, inhumanas, estériles...

Pero no dejar de pensar en el presente,
transgresor involuntario de lo cotidiano.
Reparar lo intolerable,
contagiar alegría a mis seres queridos,
pensar y sentir en positivo.

Hay tregua... y si hay tregua
la esperanza será lo último que perderé.

 

Luis López. Soria, 28 de agosto de 2008

Bueno,
¿qué más decir,
si entre tablas
ya nos lo han dicho todo?
Cambiando de tema;
te dije vamos a por
unos refrescos
y tú prefieres cerveza.
Bien..., bien no;
más bien mal,
pero qué le vamos a hacer.
Otras veces ya tuvimos
el ruido de los martillos neumáticos
taladrando las sienes.
Al menos ese bicho
te lo han cogido a tiempo.
Eso es lo que pasa:
El tiempo que nos queda;
eso y las ganas de agrandarlo.
Todo eso
y esto más
Nosotros dos

SEBASTIAN MELMOTH de Uganda

MARCOS ANDRÉS MINGUELL DE ESPAÑA.

Ella estaba orgullosa de sus pechos,

senos altos y firmes, bien plantados,

los pezones punzantes, sonrosados.

Maravilla de pechos tan bien hechos.

Ella sabe del cáncer los acechos

y no olvida tenerlos revisados,

por desgracia unos bultos detectados

le causaron temor de ser desechos.

Y tuvo que sufrir con radiaciones,

quimioterapia cruel y nauseabunda,

someterse también a operaciones.

Finalmente la cura fue profunda,

recobró su tersura y sensaciones.

¡Perdió la enfermedad! ¡Dios la confunda!

Marcos Andrés Minguell

España

Poema

Miedo

"Jamás el problema fue tan grande,
jamás los dragones
sufrieron tanto por tan poco.

Todo apunta hacia un lugar mejor.
Quiero ser grande y que todos los gigantes
vengan a jugar a mi jardín."

Iker Biguri de Madrid.

VIDA

Los cantos de sirena embriagaron a Ulises,
en su arrebato por quererlos oír,
Eros y Diana retozaron a mi vera
entonando el verbo sentir

En éxtasis de almizcle y canela
lidiaban las flautas y violines de Ravel
acostados en suave terciopelo de seda
sonaron las castañuelas y…
la música envolvía mi piel

La noche con su embrujo
y las estrellas en nuestro balcón,
espiaban nuestros gozos para explicárselo a Orión.
Dijiste que a Shahrazad en mí imaginabas
porque hasta el alba nuestras almas
permanecían pegadas.

Tres columnas soportabais el templo de mi vida
Tú, Complicidad y Lealtad
como los tres pilares, del ÁRBOL DE LA VIDA

El embrujo, de la noche se quebró
y los violines y clarines, apagaron su voz
mientras los duendes del amanecer
rompieron mi poesía,
al soplarme al oído que guardado en mi seno,
un secreto que cual monstruo…
corroe, ataca y arruina mi cuerpo.

Las flechas del miedo silbaban cual áspid en mis oídos
Como un stradivarius cuando eleva su nota a gemido

Fuego y emociones danzaron
al son
de LA DAMA DE LAS CAMELIAS.

Se presentó ante mí,
mi "yo" desconocido,
cubrióme con invisible piel de acero…
envolviendo mi alma,
y estrangulando mi cuello

La lejanía del alba entona… "VIAJEROS AL TREN"

Es este?
El último tren de amor…,
de mi vida?

Estoy vestida de muerte.
Te fijaste…esposo mío?

El gran Poder atrapó mis pies
en este Olvido de mi ser
pero en él no quiero amanecer
porque aquí todo, es locura, y olvido.

Claro, que me fijé mujer!
eres el fiel de mi vida
y siento miedo de tu miedo.

Qué haces?
en ese pozo oscuro
en donde, no penetra la luz.
Por qué, no estás?
en el mismo pozo, en el que estoy yo.

Dijeron… juntos,
hasta que la muerte nos separe
Juntos!!!

Por qué viajas… en ese oscuro tren?

A cada momento corro,
en busca de más fuerzas.
Esas…
que siento escurrirse por entre mi vacío.

Constantemente condenso mi amor
lo convierto en cepo y te busco
para atraparte de nuevo,
a la vida,
y liberarte de ese oscuro sueño.

Estás ahí,
pero…
desapareciste en ti!!

En qué lugar del alma te escondes?

Esa mirada vacía.
bombea mis sienes y aletarga mi vida.
No puedo…!!,
convertirte en ti…

De repente, recordé…!

Tu perfume dejó de danzar por tu sendero,
y de chivarme…
que hace unos minutos,
estuviste aquí!

Cómo que…,
de qué te hablo?

De tu fragancia… mujer!

De ese tierno y rebelde aroma,
que grita tu nombre,
como si de un tornado se tratara.

Ese aroma…
que de repente,
se convierte en un extraño,
cuando te encabritas y gritas,
mientras chasqueas los dedos
yendo de aquí para allá,
porque al parecer…
el Universo,
no prestó toda su atención,
a ti.

Sabes por qué?
Porque el Universo,
no cree, como tu crees,
que seas…
el ombligo del mundo.

Tú, eres…
el ombligo

pero ombligo de mi mundo!

Y el Universo…
te sigue observando,
atento, sereno, curioso,
desde una silla en primera fila
en el teatro de la Vida
y…, ríe,
ríe, hasta que reímos juntos.

Cómo? que…,
de quién te hablo?
De ti mujer!

Quizá no entiendas, que nada, da igual.
Comprendo…
que tienes derecho a desaparecer.
A no estar,
a huir,
a correr!!!

Pero, detente mujer!!

Yo te espero.
Con tanta ansia y alegría
como tristeza y desesperación,
siento.

Te fijaste…???
Lo ordenaste todo,
antes de iniciar…
ese viaje a tu interior.

No pensabas volver…?

Sé que sigues aquí,
porque estás!
y porque yo…,
te amo.

Que sólo una parte de ti, te vive.
Esa que sólo vive en un pliegue de tu ser

Y si…
me la presentas?.
Sería algo parecido,
a descubrir tu secreto.

Y si regresas?
Parece…que…,
por aquí, haces falta.

Me permites? me permites… que te invite a,
regresar!

 

Tu marido...

Escritora. Julia Herrera. Barcelona

LA GRAN VENTAJA

La gran ventaja que tenemos
quienes sabemos ver
todos los aspectos de todas las cosas
es que sabemos
que el malo no es peor que el vecino
que el bueno está podrido por dentro
que la novela es mentira
que disneylandia es un negocio
que Jesús hizo tongo.

No sabemos pues conformarnos con poco
nos partimos con vuestras motivaciones
y cuando se nos pregunta que si A o que si B
respondemos C para joder.

A él, un iconoclasta! chillan en nuestra dirección
huimos mostrando el dedo medio
tomamos los bares por sorpresa
se nos ve divertidos
si es que todo les da risa dicen
pero a la que te fijas un poco
te quedas con que nuestras risas chirrían
como motores mal engrasados
el día nos pesa en la chepa
porque el gran inconveniente que tenemos
quienes sabemos ver
todos los aspectos de todas las cosas
es que sabemos ver
todos los aspectos de todas las cosas

Sergi Puertas
- Barcelona 1917-
Autor de varios libros de Posía y Novelas

Poema

La habitación verde

Sentados en la terraza, hacia la noche
(cuando los pájaros brillan
como diamantes vivos en las ramas
y el sol duerme sobre la piscina)
una taza de té frío nos acompaña,
tu cabello inclinado contra mi hombro,
pensamos en la muerte y la sentimos venir.

"No se puede morir ahora " --decimos--
mientras suena una canción en la gramola,
y nos quedamos, a la vez, descalzos,
los pies en calma sobre la mesa,
en el sofá verde que parece un banco
sembrado de hierbas, uno a orilla del otro,
esperando que la noche
nos encuentre pálidos: los labios
húmedos por el aroma de la taza,
los ojos llenos de los árboles del jardín,
el cuerpo perfumado, casi ebrios
del tesoro que absorben los sentidos.

"No se puede morir ahora que ha venido
el amor a curar nuestras vidas" --decimos--,
pero si viene la muerte a cubrir nuestros rostros,
que nos encuentre así: con la taza
de té helado prendida de los labios,
tu cabeza ya muerta posada en mi hombro...
¡Y esos pájaros (esos diamantes vivos
que brillan en las ramas de los árboles)
que no paren de cantar ni en el Infierno!

DOLAN MOR Cuba 1968
Poeta y Narrador, autor de libros

Poema

El hueco de la prueba

Te recuerda la prueba cómo el todo

siempre es más importante que las partes
la prueba te recuerda que el sentido
permanece a pensar de los vacíos
la de que hay vida más allá
del y que lo que no tiene cura
es la desesperanza y el rencor
la prueba de que siempre habrá salida
la prueba de que todo es una prueba
y tú vas a ganar una vez más

 

Vicente Luis Mora
España.
Instituto Cervantes de Nuevo México.

Privado ( Baile del sol, 2005 ).

No desistas todavía

no te rindas

no abandones

no te dejes vencer

cuando te ofendan

grita fuerte

cuando te golpeen

no apagues la luz

no alimentes con tu sangre

el furor de los necios

hazles frente

escúpeles aráñales esquívales

que tu cuerpo sea

tu exclusivo templo

tu hacienda privada

tu rincón de luz

protégelo defiéndelo

dale placer

expulsa al invasor

de su dominio

no escuches a los cuerdos

sé tu propio rey

sigue tu propio camino

busca sólo en tu interior.

Será,

frente al Poder,

tu más grande victoria.

Vicente Muñoz Álvarez, del poemario Privado

( Baile del sol, 2005 ).

León- España

Poema

 

Joie de vivre
(Alegría de vivir)

Ella había pasado su vida inmersa en cosas superfluas, la vanidad era tal, que solo le importaba lo que se veía, esos temas que solo las mujeres entienden. Que si el taco del zapato es más alto o si termina en punta. Que si el bràssier es de color negro, rojo o blanco......
En fin...... su hermosa figura y el haberse negado a tener hijos, según decía: para no deformarla ..... la hacía muy atractiva. Pero la prolongada juventud no era compatible a un malestar en sus senos, que se había vuelto incómodo...... No ha de ser nada..... se repetía una y otra vez....... Bastó el examen físico de un medico y los sucesivos, de rigor. El resultado: cáncer de mamas. La pregunta instantánea :¿cuánto he de vivir?, ¿cómo he de vivir?. Sentía que la vida se le escapaba..... y esos lindos pechos, los cuales habían sido esquivos a llenarse de esa dulce tibieza, que solo una boca pequeña y unas manitos tiernas, podrían haber reclamado. Ahora viene el sentimiento de estar sola en el mundo, esa soledad del alma y una pena inmensa. Era su mismo cuerpo el que le estaba enseñando que sus cuidados son más que un colorido vestido al talle en verano o una crema modeladora del busto en su mesita de noche. Su cuerpo y ese terrible diagnostico abrieron su mente y todos sus sentidos a la vez, guiándola bruscamente a pensar en ella como una mujer luchadora , digna adversaria ante un enemigo avasallador, invasivo, mudo y destructivo.
En los meses corridos, siguió rigurosamente las instrucciones de los médicos sobre el tratamiento para su enfermedad, el que no dejaba de ser un proceso doloroso, pero que le permitió mirar a su alrededor y conocer a otras valientes mujeres que estaban en la misma batalla. Aunque para algunas era demasiado tarde e inevitablemente fueron alcanzadas por la muerte.
Ahora, la vida para ella tiene otro color. El cáncer de mamas con el que debió aprender a vivir y a tratar, le ha llevado a pararse frente al espejo y al mirarse reconocerse a si misma como una mujer llena de fortaleza, sus ojos son capaces de maravillarse con todo lo que la naturaleza le ofrece y sus oídos son especialmente sensibles al canto de los pájaros por la mañana y su corazón que cada día late más vivo, se ha henchido de gratitud, su cuerpo se conectó con su mente en armonía y da las gracias una y otra vez por estar viva.......y por sentir....... alegría de vivir.

Janet Ramírez Rodríguez
Chañaral
Desierto de Atacama
Chile

CUENTO BREVE.
ESCRITOR MICHAELANGELO BARNEZ
EL PRESENTE CUENTO BREVE ES PARTE DEL LIBRO " PURO CUENTO"

MUJER… ¿UN CUENTO ERÓTICO?

Julia, hermosa mujer aunque entrada en carnes, estaba tomando un baño de agua tibia en la tina de su departamento. Tres mujeres más hacían lo mismo en sus respectivos baños en los tres pisos contiguos del condominio en donde ella vivía.

Julia estaba recostada, con los ojos cerrados aunque sin dormir, relajada, descansando sumergida en el agua. Aun así sus hermosos senos, desnudos y carnosos, sobresalían erguidos sobre el agua. Ella era una mujer madura de aproximadamente 50 años, a quien el tiempo no había aun vencido las sinuosas líneas de su talle y caderas, en realidad estas se mantenían firmes y lozanas gracias al voluptuoso carácter que escondía bajo el manto de una apacible mujer de hogar.

Madre de dos hijas, quienes ya habían dejado el seno familiar el verano pasado por los estudios universitarios.

Hacía varios años que ella había superado la crisis de la menopausia, y ahora en la intimidad de su alcoba, o de cualquier lugar de la casa, gozaba de gloriosos encuentros sexuales con su marido en cuando se les antojaba. Por fin tenían la privacidad necesaria para hacer realidad todas sus fantasías sexuales sin la "Bendición" del embarazo, ni el uso de los incómodos anticonceptivos, de cualquier clase. En cierta manera se podría decir que la pareja, bajo la batuta de Julia, vivía su segunda luna de miel.

A ella siempre le gustó revolcarse entrelazada con su amante y cabalgar sobre él, como en una competencia de rodeo, en el momento culminante. A ella siempre le gustó gritar en la proximidad y durante el orgasmo. Pero tuvo que reprimirse durante años por la presencia de sus hijas en la casa. Quejarse, gemir y hasta decir obscenidades durante el coito fue una escondida necesidad que quedaron presas en su alma durante mucho tiempo… hasta el día en que sus hijas se marcharon.

Julia no había podido controlar su libido de mujer ardiente y sintió vergüenza de sentirse húmeda aquel día cuando, abrazado de su marido, despedían a sus "niñas" desde la puerta de su hogar. Sí, sus niñas, como siempre las llamó aun cuando ya tenían 17 y 18.

Una mañana, muy temprano, casi al romper el alba había fornicado con la vehemencia usual que su dorada edad le permitía. Desde hacía un buen tiempo no era su marido quien le hacía el amor, sino todo lo contrario, era ella la que ahora acosaba a su marido sin descanso, quien, debido a las circunstancias, no siempre podía cumplir… Y ahora, sola en el departamento, gozaba del relajante baño tibio, mientras se deleitaba tocando los mordiscos recibidos en su cuerpo.

De pronto tocó sus senos. Buscó un lugar preciso en la voluptuosa carnosidad de ambos. Y volvió a constatar que eran diferentes. Ella lo sabía. Hacía seis meses ya que había descubierto un pequeño bultito en el seno izquierdo, "del tamaño de un arroz", pensó. Semanas después se lo imaginó del tamaño de un fríjol... y hoy tenía la apariencia de una pelota de golf.

Julia desde el primer instante del descubrimiento pensó inmediatamente en el Cáncer y la Muerte, y la idea la abrumó hasta el límite de la inacción y a repetirse constantemente la irracional letanía de auto consolación de "No es nada" como un acto de fe.

Habían pasado ya seis meses del penoso día del descubrimiento, y la constatación diaria del bulto maligno y la deprimente idea seguían sobrecogiéndola.

"Iré al doctor" prometió por primera vez esa mañana... y cumplió. Mas tarde obtuvo una cita en un Centro de Detección del Cáncer, y un especialista la vio y ordenó los test necesarios.

Al cabo de dos días, con los resultados en mano, el oncólogo confirmó el Cáncer... "Del peor… es maligno-dijo suavemente pero con firmeza-… es un malóma de acción fulminante. Si la hubiésemos tratado hacía tres meses hubiéramos podido haber evitado su ramificación en el sistema linfático...".

Hoy era demasiado tarde... Julia murió a los dos meses del diagnostico.

¿Se harían un examen preventivo rutinario las otras tres mujeres de los departamentos contiguos del mismo condominio en donde vivía Julia, y así salvarían sus vidas?

"Hazlo cariño, este no es un cuento erótico"

Nota: El presente cuento breve es parte del E-Libro "PURO CUENTO" de Michaelangelo Barnez

 

DE FRÍO NOMBRE

Memoria del dolor

eco perdido que se arroja al hueco de una lágrima.

Están vacías las horas, expuestas y enfermas

se va el tiempo aquél de risas entre sueños

para luego mirar

con augusto duelo

el epitelio rasgado, la infiltrada agonía...

Areola tímida, expuesta al miedo,

síntoma desdentado, espanto.

Si la emboscada disfrutas, si hallas la terca asfixia,

rómpete como el día al beso de la noche

carcinoma de frío nombre y temprana fiereza.

Mujer valiente, mujer de miel y calor de tarde

no te nubles

no te canses

yo te pido esa lámpara que tiembla,

ligera la mente abre la risa

arma tu flor sin presagios inalterables.

Rendiremos al ácido acompañante,

habrá que doblar su fama negra

y hundir al rompenidos

en la victoria de fuego,

sea silencio su cobardía, locura recóndita

imposibilidad su juego...

Déjame acompañarte amiga,

toma incansable el ancho latido

y pronuncia con tu pupila en la mía

sólo esta palabra:

Vida.

(Con mi respeto a las valerosas y admirables mujeres que enfrentan el terrible cáncer de mama).

Liz Barrio Paredes

México

Bisturí en mano

conciencia maniatada.

¿Soledad qué miras?

¿Te vistes con las penas ajenas?

Resultado!

Carcinoma basocelular de gran renombre.

Tiembla el nervio,

traje verde,

zapatillas a la rodilla,

fría sala,

llora la jeringa

y el músculo gime

sus notas sin acordes.

Despierta la malicia.

Incertidumbre!

amargos cristales

resbalan por las mejillas.

Amenaza el bisturí.

Acto seguido

cumple su amenaza,

el tibio vino añil

derrama por la mejilla,

aguja e hilo en mano

listo, éxito total

puede ir a casa.

Ligia Calderón Romero

Costa Rica

Poema

dedicado a las personas con Síndrome de Down

AUTORA: FATIMA AMARILIS CEDEÑO M.
VENEZUELA .CHARALLAVE.ESTADO MIRANDA

 

Introducción

 

Comprender a veces lo que significa tener un hijo, familiar o amigo con síndrome Down no es fácil sobre todo para aquellas personas que les cuesta entender que un Down tiene su propios espacios, derechos, creencias, habilidades, destrezas, gustos y sentimientos.
En estos tiempos hemos visto avances científicos, tecnológicos, sociales, legales y laborales que han demostrado que estas personas son tan maravillosas e importantes que incluso se les considera Los Ángeles de estos Tiempos. Por tal motivo dedico el POEMA ANGELES EN LA ETERNIDAD a todos Ustedes que desde su propio universo nos enseñan que aun la inocencia es posible en su propio universo; nos muestran que la música tiene su propio ritmo en sus manos y que simplemente tener a un Down en nuestras vidas es también otra mágica forma de adaptar el tiempo.

Dedicatoria
A esos Ángeles que nos ven desde la Tierra
A todos aquellos que creen en Arco iris
A Ti que solo nos miras sin olvidar quienes somos
A todos eso seres de Luz que les dicen Down

Ángeles en la Eternidad

A veces trato de cruzar tu espacio
y sólo consigo alterar tus miedos.

¿Acaso sabes que en mis ojos duermen
Cristales de sueños?

No soy torpe en tu tiempo.
Simplemente acaricio este momento.

No es que sea lenta mi pisada.
Simplemente quiero saber me atiendes

Tus pasos de gigante roban mi voz

Tu hablas y llenas mi voz
Eres aquel que cubre los sueños

¿Será que alcanzaremos juntos el universo?

Solo mírame en la silueta
desde estas manos eternas
Siente mi frecuencia
en los gritos de mi silencio
Escucha los latidos que se esparcen
cuando me atiendes

Es que tú me dices Down
y te regalo en mi sonrisa
lo que te entrega el UNIVERSO

POEMA DE NORAIDA JOSEFINA LISCANO AGUILAR.
DE VENEZUELA.

Es una cruz

que se apodero de mis sutiles senos
no le di permiso
sólo me invadió
no le di motivo
sólo me tomo
yal vez un poco de descuido
¿Culpable soy yo
por no tomarme el tiempo
de tocar mi lindos senos?
Ahora espera por mí
un lugar en el cementerio.
Tal vez sea muy duro
este doloroso tormento
mudarme a otra casa
sin querer.Y tengo que habitarla
Ahora,desde mi nueva morada,
ya no tengo ni un espejo
para pintarme los labios,
lo hubiese usado para
tocarme por dentro;
tal vez me hubiera ahorrado
pasar por tantos maltratos.
Tal vez me hubiese sumado
unos años más de vida
pero ahora ya sé

que ya no valen tantos tal vez.
Espera-tan solo un tal vez-
si me hubiese tocado
o tal vez si alguien le hubiese contado,
mi nombre no estaría pintado
con colores grises y triste.
en un cruz al costado
con una leyenda que dice:
Aqui yace una mujer triste
por no ser inteligente

y no haber tocado antes
sus estrellas luminosas;
ahora aquí quedo sembrada
sin sus estrellas erguidas
pálida y sin soplo de vida.

Poema

NIEVE

Lluvia,

lluvia divina caída del lamento del cielo,

testigo del aire, Rey del Cielo,

lluvia divina caída en lamento,

trágico suicidio que cubren los cielos.

Corona de espinas guardada en silencio portadora del trágico suceso.

Ruego al cielo ¡no te abandone!

No caigas al vació convertida en reo,

transforma tu vida en blanca hermosura

y tiñe de manto blanco la triste llanura.

Guillermo Pardo Gil

 

NOVIEMBRE

1Caprichoso destino! Por la elección que mi sentimiento

tomó rumbo por camino olvidado de la luz.

Amor errante, vestido de vagabundo con pies descalzos

Que repudian al frió suelo de la verdad racional!

 

Amor invisible de esclavitud voluntaria perdido por la calle maldición

Siervo me haces de nuestras benditas miradas,

que, al cruzarse, un destello surge del alma y mandan mensajes

de amor sin conciencia mortal.

Son los cuerpos que se envuelven con miradas

Para fundirse como sello sin necesidad de cuerpo presente

ni de propia convicción.

Son besos de aire fresco que brotan y se encuentran de frente

Son destellos de instantes de eternidad,

Pudiendo hacer sentir en un segundo el infinito,

Son estas miradas de amor las que hacen oír tu voz

gritando desde tu interior que me amas.

Más luego al olvido me condeno,

Cada vez que no encuentro aquel son que son tus ojos

que alimentan mi alma corpórea y dan de beber a mi sed de vos,

cayendo al olvido errante por un mundo perdido

por toda una vida para buscar un instante que, en el infinito,

convertido en verso destellante, partió de tus ojos

se convirtió en voz de Ángel para decirme al oído 1te quiero mi amor!

 

MI AMIGO

Estos versos van dedicados a una estrella

Que del cielo bajo a conocerme

Y ahora desde el cielo me saluda.

Al principio me extrañaste

por tu luz no cabe duda.

Caminando de las manos del alma

Íbamos partiéndonos el mundo de risas

Íbamos partiéndonos la cara de abrazos

Compartiendo el tenedor

Escupiendo a la tristeza

Haciendo una llave de judo al dolor.

Levantando la falda a doñas penas

Y siempre juntos y siempre los dos.

Tus ojos atentos a mi mismo

Llenos de atenciones de buenas intenciones, llenos de amor,

Como los de un niño a la entrada de un circo.

¡Con un mar de ilusión!

Con brillo de la magia,

Con el brillo del dios sol.

Compartimos un cohete hacia la luna.

Nos sentamos en lo mas alto de nuestra tierra y ahora....

¡ahora tu me faltas amigo del alma!

Y te digo a gritos que:

¡bendito tú que has brillado en mi vida!

¡bendito tú que aun me recuerdas!

¡benditos tus ojos cascabeles del cielo!

Y bendito yo por conocer a una estrella.

Guillermo Pardo Gil

Poema

La flor de mi esperanza

5 pétalos tiene la flor de mi esperanza: uno por cada sentido junto a ti. Oír la cadencia de tu voz, mientras me decías "te amo". La suavidad del bello de tu piel tostada. Olerte, en tu ausencia. Recordar el sabor de tus besos. Cerrar los ojos para encontrarte frente a mí, en una imagen nítida como mis sentimientos de amor por ti. Arrancaría cada uno por saber si me amas de verdad, por entenderte, por conocer la clave, por tener la llave de nuestro porvenir juntos, la regla de nuestra armonía. Y tener la seguridad de que siempre estaremos unidos. Renunciaría al tallo de esa flor, que une la tierra y el cielo, por saber si amas, o seguiría amándote, en la incertidumbre de si me quieres con todo tu corazón.

Mis sentimientos son ahora sólo palabras mudas, escritas en un papel mojado de mis lágrimas, secas de amor. Luego, en un despertar sin tiempo, advierto los rayos de luz de mi esperanza, la flor de dos pétalos de mis entrañas, de recuperar pasiones perdidas. Para que no queden en el olvido de mi conciencia, las plasmo en ese paño de lágrimas, esta vez, de dicha, aunque siguen siendo… palabras mudas, las que nunca tuve oportunidad de cantar. Recuperaré la memoria de la libertad y expresaré mis sentimientos.

Mis noches son espejos de nostalgia, a veces, de una experiencia muy lejana y profunda. Hasta oigo el rumor de ese lugar, en el silencio de mis noches. Hasta huelo el aroma que encerraban esas 4 paredes y siento el bochorno húmedo en mi piel. No quiero volver pero lo echo de menos porque viví intensamente en libertad la experiencia de enfrentarme a mi destino. Porque no existía el tiempo, más que para el amor y la pasión desenfrenada. Aunque nunca faltó en mí la coherencia de conseguir un amor perfecto en su imperfección. Aquí y ahora, entregada a unas obligaciones, recuerdo esos instantes de libre albedrío y me despido de ellos con afecto y nostalgia, y con la esperanza de mantener viva la pasión que viví entre esas 4 paredes.

D´Ara Corbou. El Valles-Barcelona

SOBRE EL CÁNCER DE MAMAS…

 

¡Qué pena que se pierda alguna vida!
Por causa de la insólita ignorancia.
El cáncer no perdona a quien lo olvida
y crece como cruel protuberancia.

No obstante es cosa fácil descubrirlo,
a tiempo nunca llega a ser mortal,
la ciencia recomienda prevenirlo
de forma responsable y radical.

Tan sólo se requiere de un estudio,
vital, pero sencillo con la mano,
un toque cuidadoso es el preludio
que lleva a descubrir al mal insano.

Los senos son proclives a hospedarlo;
mas cuando la mujer es muy sensata,
es dable controlarlo y extirparlo,
y el cáncer descubierto, ¡ ya no mata!

Diagnóstico precoz es lo primero

que lleva a desterrar al asesino,
por eso el mundo entero con esmero
difunde esta campaña con buen tino.

Existen más avances cada día
que triunfan sobre el mal en su terreno,
recuerda la vital mamografía,
y el auto examen, que también es bueno.

Muy alto es el promedio de afligidas,
debiera de bajar tamaña cuenta,
por eso esta campaña es dirigida
a todas las cercanas a cuarenta.

Es justo en estos años venturosos
que nacen los tumores en los senos,
la causa de los casos cancerosos
asciende en esta etapa y va sin frenos.

Queremos prevenir a las mujeres,
Queremos despertar vuestra conciencia.
El mal está vencido si es que quieres,
tomarte de la mano con la ciencia.

No pierdas más el tiempo,… que es tu vida
aquella que está en juego, y en tus manos,
dejarlo para luego es de suicidas,
proclama tu victoria en cuerpo sano.

 

AUTOR:
ENRIQUE QUIROZ CASTRO - Perú

La mujer que se viste tras el espejo

La mujer que se viste
tras el espejo
de mirada doliente,
pecho de niña,
no acierta con el beso
que se entrecorta,
que habitó en su morada

de luna llena.

Se posa en la silueta
de asimetría
la perfecta sintaxis
de su blancura
y sin querer los ojos
tocan la esfera
derramándose toda

cuarto menguante.

Tiene en piel el cuchillo
de la avaricia,
el desgarro profundo
de las miradas,
el peso de la sangre
que se oscurece
en la alcoba cerrada

de luna nueva.

levantando los ojos,
?amamantando,
navegando una elipse
deanatomía
percibe una caricia
dulce que empuja
lanzándola a la vida

cuarto creciente.

Raul Pozo Madrid
España

Y sigo estando viva

Cuando todo me parecía que se acababa

y las ganas de vivir se alejaban como el viento,

…que mi cuerpo era distinto,

que tal vez mis sueños como mujer terminaban,

necesité ver la claridad,

dentro de mí esa luz se apagaba.

Sólo veía tinieblas y perdí la razón de vivir, de soñar.

Buscaba esa luz que se llama esperanza.

Temí perder las ganas de luchar, las ganas de soñar,

pero una voz interior llenó mi corazón.

Comprendí que aunque las lágrimas no se sostengan

en nuestros ojos, derramándose como gotas de lluvia,

nunca debemos perder la fe.

Piensa que cuando se agota la ilusión queda el anhelo

donde poder reconstruir tu propia vida.

Siempre después de la tormenta vuelve la calma

y puedes volver a sembrar la ilusión de seguir viviendo,

sentir de nuevo amor como hice yo con mi vida.

Porque se dice "quien lucha con coraje lo consigue",

y aunque lo veas lejano ¡NO TE RINDAS!

Debes seguir adelante y no fracasar como hacen muchos,

si caes hay que levantarse,

debes seguir hasta el último aliento,

tienes que comprender que nada es imposible,

que todo tiene solución cuando tenemos fuerza y voluntad.

Por eso hay que intentar vencer los obstáculos que la vida nos otorga.

Si te apiadas y te vuelves frágil tú mismo te sentencias

a un pozo sin agua, a un árbol sin frutos,

a un jardín sin flores,

a una vida sin sentido.

¡ Vuélvete ¡ y echa cara a la vida,

Escucha tu corazón como yo lo hice,

porqué todos -incluso yo- hemos amado,

hemos llorado, hemos fracasado, hemos triunfado

y aún seguimos luchando.

¿ Y para qué?

Para sentir que seguimos viviendo.

Jesús ximénez gabarri. El Morell. Tarragona

PLEGARIA MAMARIA

Que el mundo quede a salvo

bajo una teta madre,

que nos cobije ella,

la cóncava, la suave.

Su loma almibarada,

su curva descendente.

nos nutra, nos allane.

Que la Teta gobierne

que ella nos ampare.

Roguemos por la Teta,

la pródiga cuchara,

por su pezón de luna

por su jugoso valle.

La duna milagrosa

no vaya a mutilarse,

su trama de racimos

jamás vaya a obturarse.

Para que nos proteja,

para que nos repare.

Roguemos por los pechos

de hijas y de hermanas,

hagamos una ronda

desnudas y descalzas.

Roguemos por la Teta

turgente o reposada

de indias y de magas,

de ninfas y de vacas.

Que ablande a todo abrazo

que disuelva fantasmas,

su biberón de néctar,

de cántaros, su almohada.

Su surtidor fecundo

nos brinde su mirada:

¡que los ojos del pecho

son brújulas del alma!

GRACIELA VERGEL. BUENOS AIRES.

CÁNCER DE MAMA

Descubriste el bulto de tus senos

y te aterra saber de ese sarcoma;

lobulillos que gimen; ¡ya no es broma!:

te deshaces en llantos y venenos.

Multiplícanse células sin frenos

añando la bondad de tu redoma;

rojez; que te estremece, cuando asoma

anunciando infortunios nada buenos.

Temerosa, dolida y asustada,

te deprime el futuro neblinoso.

Te entristece el posible desenlace

de tu vida sufrida y angustiada.

¿Aceptar un dolor tan oprobioso?:

-¡Es destino!, no importa lo que pase.

 

II

Si tan sólo te hubieran prevenido

y con tiempo te hubieses revisado,

ese quiste no habría generado

un sarcoma tan grueso y expandido.

Si tan sólo te hubieran advertido,

si con tiempo hubieses consultado,

ese grano pequeño y descuidado

no te habría; ambos pechos, invadido.

Has ajado una vida impunemente,

devastando el mañana de otra dama:

¡carcinoma asesino y criminal!

Derramando ponzoña álgidamente;

amenazas postrarla en una cama,

destilando despacio su final.

 

 

III

La metástasis cumple su promesa

y los ganglios; infiltra, sin piedad;

nadie osa fijarse en la verdad

mas las cartas ya están sobre la mesa.

Al fin; cáncer, entregas tu remesa

sin mostrar compasión ni caridad.

Santo Dios, es tan cruel la realidad

que depreda de tu alma nunca ilesa.

Plañidero desastre concerniente

a toda una familia destrozada

que soporta silente su dolor.

Queda apenas un último aliciente

y es mentirte, buscando la tonada

de alegría que cese tu terror.

 

OBRA PLASTICA " ABSTRACTO" RAMÓN PLANA MONTSERRAT - ESPAÑA-

 

IV

Tu familia acompaña tu gran pena,

tus amigos auguran sanación,

los doctores te ofrecen curación

y aun así, nada de esto te serena.

Te percibes atada a una cadena:

Con químio, cirugía y radiación

destruyese tu noble ensoñación

y te arrastras; sumisa, a una condena.

Mas la muerte; asechando paso a paso,

te descubre optimista y melindrosa

y te lleva finalmente a su altar.

Vivirías aún, si; dado el caso,

te hubieras sometido (presurosa)

al examen periódico habitual.

Hagamos la grafía de las mamas

y el examen periódico habitual

o ese cáncer horada a nuestras damas

propinando pesares sin igual.

Felipe Antonio Santorelli

Venezuela

Poema

Una hoja cae desde un árbol
Para dormir frágilmente en la hierba
Y un río de preguntas que no cesa
Envuelve las estancias de la espera

Los niños junto al pozo de las horas
Ríen y sueñan con pisar la luna
Y el tiempo de una vida que se extrema
Salta por las ventanas de la esquina

Ya nada presume de inocencia
Cuando los sauces bailan con el frío
Ya nada tiene ese perfume claro
De los inicios y las tardes tibias

Un reloj en el mundo dice que se para
Por no se sabe qué extraño motivo
Y el aire va cargado de pesares
Que no detienen ya el mejor abrigo

La ciencia lucha en un combate abierto
Contra la enfermedad a campo herido
Y no se pone ya la luz del hielo
Sobre los horizontes del camino

Habrá que persuadir a las estrellas
En este planisferio de los sueños
Habrá que despertar entre los vivos
Y proceder a la victoria de los lirios

Así la vida en esta gran batalla
Luchará bajo la luz marina
Y un pájaro secreto alzará el vuelo
Entre las ramas de una selva antigua

Gravitarán las nubes por el techo
de los andenes de una nueva vida
Y perderá la muerte en el barbecho
Bajo las implacables fuentes de la vida

Pere Pico Moreno

Barceona- residente en Pedro Muñoz.Ciudad Real.España

LOS VERSOS DE LA LUNA

 

Desnuda, entre las túnicas del tiempo,

derramando savia entre los trabajos y sus días;

vela el sueño la luna con su verbo de mujer.

 

Amenazas impías, seducen

al mezquino oficio del destino.

Ineludibles, entre llantos,

cumplen con el precepto

de rasgar las túnicas del tiempo.

 

Venus de la fertilidad ultrajadas,

que buscan alivio y aliento

en los espejos de Esculapio.

 

Juana Hernández Conesa- España.

TRIUNFO EN PERGAMINOS DE VIDA

Llegaste cual nudo de agonía,

no conocía tu señal cuando

procreaste muerte en montañas de

piel y el deslizamiento se trazó áspero

y desfigurado.

Llegaste silenciosa el daño

de tu eco es inmesurable,

indescifrable-alarido en noche sin luna-

Atravesé océanos sin perfume,

estrellas sin luz.

Duele el amor,duele la vida

en amargura de instantes

que se eternizan al contraluz de

mis pesares;

pero la batalla es para librarlas asi que

me levanté,cosí alas,me alentaron,caminé,besé

me besaron y di lucha y me quedé y abracé

la esperanza,me aferré a ella

con manos de agua en un destino

casi desértico.

Y llegué triunfante

como gaviotas que surcan los cielos

y ahora pueden anidar en

mi pecho en fertilidad de momentos.

¡Llegó el sosiego!

ROSMERY PINILLA ACOSTA. COLOMBIA.

NEBULOSA

Los ojos se cierran bien abiertos,
zumban los oídos con la sangre
enlentecida,
se contempla, en el ensimismado
instante,
el Universo limitado.

Olas negras se retuercen,
levantan espumas de colores,
hacen brotar estrellas oscuras
y corales de fulgor excelso.

Hay eternidad de amaneceres
y nunca se ponen los soles
dispersos,
las nubes son enormes cúmulos
cargados de futuro,
la noche es sustancia,
no paréntesis.

Palpita un quásar,
las cuerdas con las que juega
el Infinito
se retuercen en ángulos imposibles
donde las niñas de luz
entremeten sus piernas blancas,
y el ojo negro
devora materia y abre caminos
en los que los gusanos,
entes inmateriales y calmos,
se ahuecan para dejar paso
a otros Universos.

Suena el gran Silencio,
tormentas cósmicas azotan
el gigantesco cosmos,
invisibles dedos
mueven los hilos acompasados,
nómadas viajeros
dejan flotar sus cabelleras
al sol.

Los ojos se abren bien cerrados,
los sentidos desaparecen,
todos y cada uno,
devorados por Saturno inmisericorde,
y el cuerpo despojado de adornos
se vuelve esencia,
sustancia,
Universo

Confín cercano
Has mirado pestaña con pestaña
a los ojos del último latido
en un pulso del iris
por donde los espejos debieran verse rotos.
La cara del adiós tejía vestimentas
sin la medida justa,
con un botón abierto
por donde supo huir el desconsuelo.
En la mordaza fría de un paréntesis
se atrasa la derrota.

 

Y ahora que la vida te ha cogido la mano,
salvando la inocencia
del rescate de ojos que miran de otra forma,
lames el sinsabor de lo superfluo .
Se cierran las heridas
y se abre un abismo de quimeras,
en un combate abierto para arrancar instantes
que pasaban de largo en la pupila.

 

Aullarán los cipreses a la luna
elevando a sus copas la garganta
del lobo mortecino.
Perderemos el nombre y la palabra
en un confín lindante.

 

Pero mientras repta la vida
levitamos las horas con saltos malabares
porque el futuro viene en bolsas de canguro.

Rosario Alonso García

 Se puede

Se puede descoser el filo de los días,
dibujarles otra forma con nuevos pespuntes.
Rescatar los trozos de piel que fueron indultados
y han quedado atrapados en los almanaques.

 

Se puede reeducar las manos, hacerlas tejedoras,
hoy se sienten huérfanas de acariciar lo inerte,
hacerlas ahuecadas y que atrapen lo intangible.
El rastro de los sueños viaja entre los dedos.

 

Se puede llenar la boca de caricias prohibidas
masticando segundos que crujirán entre los dientes
Nos viene todo el sabor condensado en alambiques.
y el paladar nos regala la pulpa de una fruta.

 

Se puede rescatar un sentido a la vida
que descuelga por los hilos de una araña
un sueño dormido que se despereza.

 

Rosario Alonso García

El reencuentro

 

Se desmoronan las esquinas que guiaban mis pasos

por el sendero húmedo de charcos sin vida.

Lo inerte flotaba en la mirada más triste del viento

que sopla su adiós moviendo en la tierra sus ramas.

 

Una puerta chirría y se abre otra puerta en la espesura,

y una espalda empujada se adentra en un misterio de hojas

donde gimen los cantos de todas las bisagras de los bosques.

 

Y yo, como luna que añora su eclipse

me reencuentro mil veces con los grillos dormidos.

 

Rosario Alonso García. Granada

Poema

LOL
Llevas dos semanas de quimio en el cuerpo
y tu pelo empieza a rendirse a los venenos,
decides raparte. Al uno y medio,
y aguantar así un poco más, porque es verano,
y dan calor los pañuelos. De modo que saco
la máquina
y la pongo en marcha: caen los mechones
castaños al suelo como hojas,
no hablamos de nada hasta que ataco
la zona de la nuca, de detrás de las orejas,
donde tienes las cosquillas, y es tan raro
oírte reír, a carcajadas, decirme espera,
no puedo más, de las cosquillas, y otra vez,
y otras carcajadas, un poco demasiado
enfáticas, un poco más largas de lo común,
de las que tan bien conozco, casi iguales,
pero no: carcajadas fingidas, entonces,
casi calcadas, sin embargo. Pienso
en toda esa risa de piedra, en cómo querías
clavarte a las cosquillas que te hacía
la máquina por la nuca, quedarte ahí,
dejar de deslizarte hacia adelante. Oh, cariño,
cómo desearía concedértelo. Y también pienso
que nunca has estado tan guapa, y me guardo
la eterna belleza de esa tarde, de tu pelo por el suelo,
de tus risas proyectiles contra los muros del Tiempo.

Escrito por José Daniel Espejo, España.

Poema

Soy la mujer que llora
junto al cerebro azul de Frances Farmer.
Mis tacones varados en la orilla
esperan al dragón de la marea.
El dolor es redondo en mis bolsillos
y pesa como un ancla.
Del libro Coma (Hiperión, 2008)

 

José Daniel García. España.

Poema

El hueco de la prueba

Te recuerda la prueba cómo el todo
siempre es más importante que las partes
la prueba te recuerda que el sentido
permanece a pensar de los vacíos
la de que hay vida más allá
del y que lo que no tiene cura
es la desesperanza y el rencor
la prueba de que siempre habrá salida
la prueba de que todo es una prueba
y tú vas a ganar una vez más

 

Vicente Luis Mora
España.
Instituto Cervantes de Nuevo México

Poema
POEMA DE ROXY PAZ DE BOLIVIA.

 

Silencioso y acechante

llega sin que lo esperes

destructivo, mutilante

se lleva a grandes seres.

 

No han descubierto la cura

y sigue como invencible

y lentamente él tortura

con un dolor insufrible.

 

Maldito cáncer de mama

asesino cruel de mujeres

piedad el mundo te clama

y maldice tus poderes.

 

A Dios pedimos sabiduría

para poder encontrar la cura

que acabe contigo un día

¡maldita enfermedad tan dura!

Roxy Paz

Santa Cruz –Bolivia

Poema

Bueno,
¿qué más decir,
si entre tablas
ya nos lo han dicho todo?
Cambiando de tema;
te dije vamos a por
unos refrescos
y tú prefieres cerveza.
Bien..., bien no;
más bien mal,
pero qué le vamos a hacer.
Otras veces ya tuvimos
el ruido de los martillos neumáticos
taladrando las sienes.
Al menos ese bicho
te lo han cogido a tiempo.
Eso es lo que pasa:
El tiempo que nos queda;
eso y las ganas de agrandarlo.
Todo eso
y esto más
Nosotros dos

SEBASTIAN MELMOTH de Uganda

Poema

Una hoja cae desde un árbol
Para dormir frágilmente en la hierba
Y un río de preguntas que no cesa
Envuelve las estancias de la espera

Los niños junto al pozo de las horas
Ríen y sueñan con pisar la luna
Y el tiempo de una vida que se extrema
Salta por las ventanas de la esquina

Ya nada presume de inocencia
Cuando los sauces bailan con el frío
Ya nada tiene ese perfume claro
De los inicios y las tardes tibias

Un reloj en el mundo dice que se para
Por no se sabe qué extraño motivo
Y el aire va cargado de pesares
Que no detienen ya el mejor abrigo

La ciencia lucha en un combate abierto
Contra la enfermedad a campo herido
Y no se pone ya la luz del hielo
Sobre los horizontes del camino

Habrá que persuadir a las estrellas
En este planisferio de los sueños
Habrá que despertar entre los vivos
Y proceder a la victoria de los lirios

Así la vida en esta gran batalla
Luchará bajo la luz marina
Y un pájaro secreto alzará el vuelo
Entre las ramas de una selva antigua

Gravitarán las nubes por el techo
de los andenes de una nueva vida
Y perderá la muerte en el barbecho
Bajo las implacables fuentes de la vida

Pere Picó Moreno de España

Poema

INTRUSO

“… La salud es guerra
de su proprio alimento combatida.”
Francisco de Quevedo

A las mujeres que padecen cáncer de mama,
especialmente a M.L. in memoriam.

 

***
Soy quien reclama impuestos a tu sangre.
Intruso. Soy quien mama
ahora de tus senos, antes fértiles
altares de la dicha.
Soy quien corroe los labios que amaron
en vuelo, extasiados, otros vergeles.
Soy ese mal que robará tu tiempo
al tiempo de los tuyos,
implacable emisario de la muerte.
Romperé tus barreras: eres débil.
Porque crees ser débil.
Porque siendo débil me abres tus venas,
para creciendo en ti
consumir la savia de tus hojas.

 

***
Has entrado sin permiso a mi cuerpo,
intruso, aprovechando
la única rendija que dejé abierta.
Has comido de mi carne, bebido
de mi leche y consumido mi tallo.
Pero mi alma permanece impecable
y mi voluntad íntegra.
No conseguirás quebrantar el vuelo
libre del cóndor que en mi pecho anida:
destruirá la carroña
que dejas a tu paso por mi cuerpo
y limpiará de minas
el rastro vil de tus negros caballos.
Ganaré, te prometo, esta batalla,
renacerá el beso al borde del labio.

Pedro Ferreira Páez

Aguadulce, julio de 2008

Poema

LOS VERSOS DE LA LUNA

Desnuda, entre las túnicas del tiempo,

derramando savia entre los trabajos y sus días;

vela el sueño la luna con su verbo de mujer.

Amenazas impías, seducen

al mezquino oficio del destino.

Ineludibles, entre llantos,

cumplen con el precepto

de rasgar las túnicas del tiempo.

Venus de la fertilidad ultrajadas,

que buscan alivio y aliento

en los espejos de Esculapio.

Juana Hernández Conesa- España.

Poema.

LOS SUEÑOS

 

Lo fueron todo
y ya los ves
ahora,

abatidos por los días
iguales,

como pasquines en los charcos.

Vivir
se reduce
a esquivarlos.

Karmelo Iribarren España

Poema

Joie de vivre
(Alegría de vivir)

Ella había pasado su vida inmersa en cosas superfluas, la vanidad era tal, que solo le importaba lo que se veía, esos temas que solo las mujeres entienden. Que si el taco del zapato es más alto o si termina en punta. Que si el bràssier es de color negro, rojo o blanco......
En fin...... su hermosa figura y el haberse negado a tener hijos, según decía: para no deformarla ..... la hacía muy atractiva. Pero la prolongada juventud no era compatible a un malestar en sus senos, que se había vuelto incómodo...... No ha de ser nada..... se repetía una y otra vez....... Bastó el examen físico de un medico y los sucesivos, de rigor. El resultado: cáncer de mamas. La pregunta instantánea :¿cuánto he de vivir?, ¿cómo he de vivir?. Sentía que la vida se le escapaba..... y esos lindos pechos, los cuales habían sido esquivos a llenarse de esa dulce tibieza, que solo una boca pequeña y unas manitos tiernas, podrían haber reclamado. Ahora viene el sentimiento de estar sola en el mundo, esa soledad del alma y una pena inmensa. Era su mismo cuerpo el que le estaba enseñando que sus cuidados son más que un colorido vestido al talle en verano o una crema modeladora del busto en su mesita de noche. Su cuerpo y ese terrible diagnostico abrieron su mente y todos sus sentidos a la vez, guiándola bruscamente a pensar en ella como una mujer luchadora , digna adversaria ante un enemigo avasallador, invasivo, mudo y destructivo.
En los meses corridos, siguió rigurosamente las instrucciones de los médicos sobre el tratamiento para su enfermedad, el que no dejaba de ser un proceso doloroso, pero que le permitió mirar a su alrededor y conocer a otras valientes mujeres que estaban en la misma batalla. Aunque para algunas era demasiado tarde e inevitablemente fueron alcanzadas por la muerte.
Ahora, la vida para ella tiene otro color. El cáncer de mamas con el que debió aprender a vivir y a tratar, le ha llevado a pararse frente al espejo y al mirarse reconocerse a si misma como una mujer llena de fortaleza, sus ojos son capaces de maravillarse con todo lo que la naturaleza le ofrece y sus oídos son especialmente sensibles al canto de los pájaros por la mañana y su corazón que cada día late más vivo, se ha henchido de gratitud, su cuerpo se conectó con su mente en armonía y da las gracias una y otra vez por estar ....... por sentir....... alegría de vivir.

Janet Ramírez Rodríguez
Chañaral
Desierto de Atacama. Chile

Poema

C R I S T A L E S

ESCRITO POR
FATIMA AMARILIS CEDEÑO MARTINEZ

 

DEDICATORIA

 

A TODAS AQUELLAS ESPERANZAS
LLENAS DE CRISTALES
A TODAS AQUELLAS ESPERANZAS
REFLEJADAS EN EL ESPEJO
A TODAS AQUELLAS MUJERES
QUE ABRIGAN UNA ESPERANZA
HASTA ELEVAR EL VUELO

 

A MI MADRE, HORTENSIA
A MI PRIMA ADRIANALIMARÚ

 

PRESENTACIÓN

Tener conciencia de una enfermedad es poner a prueba de cualquier limite la paciencia, responsabilidad y auto capacidad de mejorar y superar tal situación; sin embargo, cuando esta enfermedad es cáncer aumenta el miedo, la duda, la autocompasión, el miedo y la depresión.
El presente poemario titulado CRISTALES y compuesto por tres poemas Espejos, Cristales y Vuelo expresan como en una pincelada los que se interioriza en las tres etapa mas importantes de la enfermedad: Al sospechar cuando descubrimos que lo tenemos, segunda etapa cuando sabemos que estamos enferma y necesitamos operarnos y la mas importante la tercera etapa cunado asumimos la realidad, que estamos enferma, que nos operamos pero, que debemos cambiar nuestra forma de ver la vida o lo que es peor que a veces partimos de este mundo dejando un recuerdo. Lo más importante no es lo que vivimos, lo que sucede sino como asumimos la realidad y como lo enfrentamos y como lo superamos, que aprendemos en la vida Esto es los que en estas líneas deseo expresar como un tributo a cada experiencia vivida y sobre todo que estamos dispuestos a dar y ofrecer a cambio para ser mejore y no tener miedo a vivir. Porque solo nos vemos entre espejos, se rompen los cristales y siempre emprendemos un vuelo ya sea de regreso hacia nosotros mismos o hacia el infinito más allá de cualquier límite sin importar qué o quiénes somos

 

 

ESPEJO

Aquí estamos elevando nuestras miradas
echadas al viento.
Tocamos Tocamos Tocamos!
Allí, entonces, encontramos la marca
¿Acaso abrimos las cortinas?
Develada queda la muestra
y agrietada la huella

¿Acaso no bastó la esperanza?
¿Dónde los pechos amamantadores
dejaron los sueños?

Aqui abrimos las ventanas,
acunamos los miedos
con huellas de llanto
en la Esperanza.
Así se rompe
el grito de las miradas
silenciando miles de rostros
Ahora,

estamos entre espejos

 

 

CRISTALES

Entre sábanas saltan
las horas como minúsculos murmullos
y entonces aparece, entre agujas, rayos,
marcas y líneas esa mirada infinita.
esa forma de asumir el miedo
ese misterio oculto de decir que hay una sombra
y esas mascaras desviando los caminos

Desde los recuerdos aquellas risas,
Esas formas minúsculas creciendo
en el pecho,
rompiendo los puños y atando los gritos
después de tantas vidas hechas de besos
entre suspiros y sueños amamantados
arrancados, destrozados y rotos los cristales

Ahora arrancado en las voces
cubiertas las huellas, arrancada esta la esperanza
arrebatadas la caricias, destrozadas las fuerzas
hundidos los suspiros
Aquí esa maraca esa huella, esa cicatriz en el pecho
Dejando restos de tantas dolencias

¿A ahora a dónde irán las silueta
que tanto mostraron las formas?
¿Acaso después de tanto ver siluetas
Las caricias llenaran el perfil de mi cuerpo ausente?

Es quizás la respuesta que ocultan
Tantas voces; tal ves solo somos
elementos hechos cristales
más allá del tiempo, más allá de las formas
más allá del cuerpo
sólo somos espacio y sueños

 

 

Vuelo

 

Ahora
elevamos las muevas miradas
y rompiendo el aire
trascendemos al tiempo
desvistiendo ayeres

Ahora, llevamos las marcas silenciosas
de tantas luchas
de tantas rotas esperanza

¿Acaso rompimos las escaleras hasta tocar las nubes?

Sólo entre aquellas que rompen barreras
Salimos de cada encierro
Más allá de los cuerpos,
Más allá de las formas
Más allá de los limites
Más allá de los aires
Más allá esta el amor
Más allá están los cuerpos
mas allá estás tú eres tú vives tú

Aquí esa luz asiéndose a la esperanza
Ahora esas Amazonas
Y allí yacen los recuerdos
De tantas que duermen
Y dejaron sus sueños eternos

Entonces
Más allá de los miedos mas allá del tiempo,
más allá de los cristales
Y los rotos los suspiros
elevamos las manos atravesamos espacios
abriendo caminos
hasta restaurar la vida

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

CHARALLAVE, ESTADO MIRANDA
28 DE AGOSTO DE 2008

Poema

Y sigo estando viva

Cuando todo me parecía que se acababa

y las ganas de vivir se alejaban como el viento,

…que mi cuerpo era distinto,

que tal vez mis sueños como mujer terminaban,

necesité ver la claridad,

dentro de mí esa luz se apagaba.

Sólo veía tinieblas y perdí la razón de vivir, de soñar.

Buscaba esa luz que se llama esperanza.

Temí perder las ganas de luchar, las ganas de soñar,

pero una voz interior llenó mi corazón.

Comprendí que aunque las lágrimas no se sostengan

en nuestros ojos, derramándose como gotas de lluvia,

nunca debemos perder la fe.

Piensa que cuando se agota la ilusión queda el anhelo

donde poder reconstruir tu propia vida.

Siempre después de la tormenta vuelve la calma

y puedes volver a sembrar la ilusión de seguir viviendo,

sentir de nuevo amor como hice yo con mi vida.

Porque se dice “quien lucha con coraje lo consigue”,

y aunque lo veas lejano ¡NO TE RINDAS!

Debes seguir adelante y no fracasar como hacen muchos,

si caes hay que levantarse,

debes seguir hasta el último aliento,

tienes que comprender que nada es imposible,

que todo tiene solución cuando tenemos fuerza y voluntad.

Por eso hay que intentar vencer los obstáculos que la vida nos otorga.

Si te apiadas y te vuelves frágil tú mismo te sentencias

a un pozo sin agua, a un árbol sin frutos,

a un jardín sin flores,

a una vida sin sentido.

¡ Vuélvete ¡ y echa cara a la vida,

Escucha tu corazón como yo lo hice,

porqué todos -incluso yo- hemos amado,

hemos llorado, hemos fracasado, hemos triunfado

y aún seguimos luchando.

¿ Y para qué?

Para sentir que seguimos viviendo.

Jesús ximénez gabarri. El Morell-Tarragona

Poema

Camaleón de mojiganga
En este año de escrituras
sois una escoba de bruja más
caída del cielo
que alimenta mi inspiración.

Vuestra mente colaboradora
presenta un don
un tanto pintoresco,
un tanto estrafalario,
un tanto chocante.

Fabiola demente:
deleitáis con vuestras fábulas;
con cuanta locura
profesáis facundia
de la que, a menudo,
nacen fados atlánticos,
delfines de vuestra personalidad.

Demudáis fácilmente
pero lo justo:
tan pronto sois faro de puerto
como veladora de enajenados;
tan pronto sois blasón denegrido
como blusón blanquecino.

Arrolláis el hilo de vuestra conversación
en bobinas de distintos colores
las cuales conserváis para forjar
elocuentes trajes de armaduras,
los cuales lucís con aljaba al hombro
dispuesta a arrojar,
dispuesta a cautivar
con su colorido y gracia.

Y acertáis con vuestros disparos
calmando a ese mar embravecido;
modulando las palabras
en océanos de disputas,
disputas rojas, azules y violáceas;
disputas que fueron centro en campos de batalla.

Por eso os defino camaleón,
agradeciéndoos, con mi nueva escritura,
vuestra cuidadosa atención;
vuestra invitación como figura
a una mojiganga alegre y compasiva,
donde celebramos juntos la semejanza,
por otro lado sincera,
mientras camufláis la afilada punta de vuestras flechas
con elegantes vestiduras
que no hacen más que reflejar un propósito:
rendir culto a la paz y a la armonía.

A mi hermana Vanesa, en el día de su cumpleaños
24/08/1999

d’ara corboud

Poema

El olor de un alma nacida

Sólo hay una forma de describir el olor de un recién nacido, en el regazo de su madre, aturdida por el esfuerzo del alumbramiento. No se puede comparar con nada; es única y exclusivamente el olor de un recién nacido.

Sólo hay una manera de describir la fragancia de un nuevo cuerpo solemnizado por un alma llena de brío e ilusión. ¡Qué sorpresa para una madre, y qué complacencia también, el poder oler el primer aroma de su hijo primerizo! En su esencia está el amor de la que ha ansiado desde el primer sueño de adolescencia, tenerlo entre sus brazos. Un deseo dorado que un día parecía inalcanzable, se ha hecho al fin realidad.

Sin embargo, los sentidos nos regalan algo más que el nacimiento de un ser puro, carente de juicios y vivo de intuición. Porque el recién nacido nos da su suavidad, nos devuelve el olfato, nos presenta su rostro, nos bendice con su aliento, nos presta su atención a cada segundo, nos ofrece su ternura y toda su vitalidad, que parece concentrada en la fuerza de sus pequeños dedos. Nada más y nada menos, su vida en nuestras manos.

Ese primer encuentro entre dos seres que se conocen desde hace tan solo unos meses, quizás más, es la magia indescriptible, que sólo dos viven en sigilo; secreto de naturaleza. Aunque se esfuerce, el observador no puede entender el misterio de los sentimientos de ambos. Ni siquiera ellos mismos, saben muy bien qué ocurre. Simplemente viven con reserva la virtud de ser uno, en dos cuerpos, envueltos con el resplandor de la inocencia.

Hijo mío: me deleitaste y me deleitarás con los efluvios sagrados de toda tu aura. Desprenderás siempre sutilezas blancas y luminosas, para mí. Por eso desisto finalmente en mi esfuerzo de describirte, no sin añadir antes, y por último, que hueles a fina esperanza. Y que tu dulce piel exhala humildemente, la frescura del amor que me das desde siempre.

Solamente con eso, conservo un recuerdo de felicidad para el resto de mis días.

A mi maestro de maternidad, Noel

d’ara corboud

Poema

Haz de las virtudes del prójimo, tus virtudes.

Quizás creció envuelta en cordialidad, sabiduría ancestral en vías de extinción. Sin embargo, probablemente, ésta nació de su desazón. De los pesares de la vida y de las tristes decepciones, descubrió su musa: su dulce temple.

Mientras tarareaba una canción ya olvidada, luchó duramente para arrebatar el poder a la grosería, los malos modos, la furia y la ira. Aun así, le quedaba una gesta más importante: docilitar el alma ajena para que sintiera que el daño mediante gesto y palabra, es un inútil daño. Con ánimo, consiguió barrer la ofensa de su actitud frente a la vida. Sanó la pesadumbre de sus heridas con dulzor.

Ahora di ¿en qué te has convertido? En el susurro de la conciencia dormida. Los suaves tonos vencen al sentido y deleitan la sensibilidad que sobrevive medio ahogada, en nuestra actual sociedad. Eres afable hasta cuando sientes el peor de los disgustos. Reflejas el resentimiento para que este se consuma en su propia amargura.

Exorcizados de la rabia, todos veneran a esta sabia. Abre el corazón a todo el que la escucha, hechizado por su dulzura. El aliento llega más lejos sin tomar el cielo con las manos. En ella no hay pugna entre euforia y lamento.

Es el viento… constante, que pule las asperezas de los corazones alienados por la rendición.
Ella nunca abandonó, y sí resurgió de su cor con fuerza.

Y nos recuerda:
¿Tienes valor para dar tu amor, o prefieres entregarte a la guerra para saciar el rencor?
Con el amor, has escogido, con el rencor, eres un esclavo.
Luego, escoger te hace libre.

A Tiple, la voz del cielo de esta cita.
d’ara corboud

Poema

Te amaré como en el pasado
¿Por qué tus manos ya no buscan las mías;
ni tus labios humedecen mis besos;
ni entrelazas tus piernas, con las mías,
en nuestro lecho de ensueño,
en un despertar sin tiempo,
de un domingo por la mañana?
¿Dónde está ese ardor al verme de nuevo;
o el brillo en tus ojos, al encontrarme?
¿Por qué no perdura el entusiasmo
de nuestro primer encuentro,
de nuestros primeros días felices?
¿Y por qué ya no lloras, cuando no estoy?
¿Por qué tienes prisa cuando te abrazo,
y desapareces, cuando me acerco?
Es que, ¿ya no sientes lo mismo?
¿Es algo que he dicho?
Perdóname, si te he ofendido, porque
sólo quiero, de nuevo y por un momento,
recuperar el tropiezo de nuestras bocas,
sentir el sabor de tu dulce afecto,
y vivir la vehemencia de tus abrazos,
como antes…
Y encontrar tus pies bajo las sábanas,
de un nido de amor compartido,
vivido y sentido, como la primera vez.
Porque yo sí que siento lo mismo, y sin reproche.
Porque te echo de menos, aun estando a mi lado.
Porque sigo buscándote en la soledad de la noche.
Y porque te amaré en el futuro, como en el pasado.

¿Por qué has dejado morir la vida de nuestra esencia
que unía, por amor, a dos almas perdidas,
necesitadas de cariño y de comprensión,
y ahora no hay nada, sino distancia y silencio?
¿Por qué es ahora la amistad de la música
mi único consuelo y confidente?
¿Por qué no eres ya tú el que me da la fuerza
para luchar en la vida y seguir adelante,
juntos, como lo hacíamos antes?
¿Por qué ese pasado ha dejado de ser presente?
¿Y por qué no cabe un brote de esperanza,
en el desierto de mis días,
esperándote a cada instante,
expectante de ver tu sonrisa,
dedicada solamente a mí,
como antes…?

¿Por qué debo ceder a esta incertidumbre
de saber si algún día
volverán a arder nuestros corazones
en una hoguera de amor eterna?
¿Por qué te debo encima la gratitud,
de susurrarme estas tristes líneas,
al sentir el pesar de tu ausencia?
¿Y por qué un violín es capaz de arrullarme;
de calmar la nostalgia que por ti siento,
y no eres tú, el que me brinda tu mano,
y me entregas tu alma, para siempre?

Ya he sentido el viento sin ti.
Y he pasado tormentas sin ti.
No permitas una vida así.
Llénala de cantos de pasión,
de alegrías y de sentido.

No te distancies más, por favor.
Regresa con tu voluntad e ilusión.
Porque no hay nada más bonito
que el amor entre dos almas,
que la verdadera compañía,
y el apoyo incondicional.
Y porque te amaré en el futuro…
como en el pasado.

A los que han olvidado, y a los que aún persisten en recordar…

d’ara corboud

Poema

Confín cercano

Has mirado pestaña con pestaña

a los ojos del último latido

en un pulso del iris

por donde los espejos debieran verse rotos.

La cara del adiós tejía vestimentas

sin la medida justa,

con un botón abierto

por donde supo huir el desconsuelo.

En la mordaza fría de un paréntesis

se atrasa la derrota.

Y ahora que la vida te ha cogido la mano,

salvando la inocencia

del rescate de ojos que miran de otra forma,

lames el sinsabor de lo superfluo .

Se cierran las heridas

y se abre un abismo de quimeras,

en un combate abierto para arrancar instantes

que pasaban de largo en la pupila.

Aullarán los cipreses a la luna

elevando a sus copas la garganta

del lobo mortecino.

Perderemos el nombre y la palabra

en un confín lindante.

Pero mientras repta la vida

levitamos las horas con saltos malabares

porque el futuro viene en bolsas de canguro

Rosa Alonso Gracía - Granada

Poema

El reencuentro

Se desmoronan las esquinas que guiaban mis pasos

por el sendero húmedo de charcos sin vida.

Lo inerte flotaba en la mirada más triste del viento

que sopla su adiós moviendo en la tierra sus ramas.

Una puerta chirría y se abre otra puerta en la espesura,

y una espalda empujada se adentra en un misterio de hojas

donde gimen los cantos de todas las bisagras de los bosques.

Y yo, como luna que añora su eclipse

me reencuentro mil veces con los grillos dormidos.

Rosario Alonso García (Granada)

Poema

NO PUEDES

No puedes asir el tiempo.

Ni lo intentes.

El tiempo es una infancia muerta,

y una carta que no fue respondida.

 

El tiempo es el polvo que se acumula

bajo las camas;

volátil, sólo puedes recogerlo

y arrojarlo a otro lugar.

Quizá a la desmemoria.

 

Te miras en el espejo,

y me preguntas,

como desde hace años:

¿Estoy bien?

 

El tiempo es un tósigo

que no entiende de sentimientos;

se introduce en el cuerpo,

lo vilipendia,

difumina y acaba.

 

Te digo que estás mejor que nunca,

beso tus labios,

y no me importa si hay arrugas en tus sientes,

o tu pelo es ahora cano.

 

El tiempo puede con muchas cosas

pero, como el polvo,

es tan fútil que no hace daño

porque cae poco a poco.

Poema
TU PELO NEGRO

 

Esta tarde, de repente,

como el trueno de una tormenta

de verano,

he visto el reflejo de una cana

sobre tu pelo negro.

 

La voz quieta de la edad que pasa

me ha gritado,

con garganta muda, con soez saña,

arañando mi deshabitada alma.

 

Ese pelo blanco, adalid del tiempo,

nace y se entremete entre tus cabellos,

y crece, y se desentiende de la juventud

que pasa,

que ha pasado, que ya no existe.

 

Luego, al girarte y sonreírme,

se ha ido la negra sombra,

el miedo, la desolación aprehendida

en un instante débil de la razón.

 

No importa, no importa,

el corazón sigue latiendo en negro oscuro,

en negro azabache, en el negro

de tu cabello.

Poema

Mi castigo, mi perdón

Ahora sé que siempre llevaré esta carga conmigo.
A veces consigo dejarla de lado, ahuyentarla,
pero acaba regresando a mí para lamentarme.
Sé que si no me perdono, me matará.
Sin embargo, me domina la debilidad,
de asumir mi castigo.
Me resulta muy difícil liberarme,
soltar mis cadenas.
Sé cómo hacerlo;
tengo la llave en mi corazón.
Sin embargo…
algo en mi interior lucha entre la vida y la muerte.
¿Merezco la muerte?
¿Merezco vivir?
Solamente viviré, sin esta carga,
que es la fuente de mi dolor,
de un pesar sin fin que cala en mi cuerpo.
Mi desdicha.
Solamente podré vivir,
si me perdono y pido perdón.

 

D’Ara. El Valles- Barcelona

Poesía

Lucha

de Lidia Rissotto

A veces soy la cacique de la tribu. Me pintarrajeo de colores rituales y les ofrezco sacrificios a los dioses. Grito arengas. Levanto a mi pueblo contra el invasor y voy al ataque o a la defensa, ciega, viviendo a una velocidad sólo comparable a la de la luz, o a la de la multiplicación de las células cuando todavía somos huevo o mórula.

También soy la mujer blanca que resiste al malón. Defiendo mi virtud esencial, estar viva, y me armo de arcabuces, de flechas, de bombas atómicas que hago estallar entre mis enemigos allá afuera, sitiando mi fuerte.

O la hembra de jabalí acechada por el olor de los cazadores escondidos entre las matas. Afilo los colmillos contra las piedras, yergo las púas del lomo, oculto mis jabatos. Y espero o arremeto.

Me miento a mi misma y digo que no es cierto, que con sólo chasquear los dedos voy a romper la pesadilla y a sentir ganas de darme un baño bien caliente.

Camino por un atardecer de otoño con el cielo todavía claro, con las luces de la ciudad iluminando el infinito, arrasada, sosteniendo apenas mis huesos. Llego a la estación del tren, con las vías tan tersas y me tiro, me tiro, me tiro. Pero no. La cacique, la mujer blanca, la hembra de jabalí.

Indios, cazadores, soldados reculan, se reorganizan, planean nuevas tácticas.

Yo me pinto con más colores, cargo el arcabuz, pruebo el filo de mis colmillos y salgo al campo a dar batalla.

Poema

Soledad Sonora
Sobre una roca me senté, y me sentí entre ahogada y frustrada. La soledad me embriagó. La tristeza, mantra de la emoción, intentaba arrullarme con dulces cantos de lamentos.

Entre pinos y encinas, los pájaros de siempre y los insectos, venían a escuchar mi llanto. Un río puro y cristalino, nacía de mis lágrimas por pena de amor. A la vez, la dicha de mi entorno, mi última luz de esperanza, me hizo recapacitar: -siempre has estado conmigo mientras yo creía que andaba sola-.

Un día tan cálido y bello, no era capaz de alegrar mi corazón inerte. Ese día no, pero algún día lo hará aunque no tenga en mi mano la de alguien querido. Porque será mañana cuando valore la constancia y la belleza de mi entorno y porque será mañana cuando compartiré la felicidad de estar aquí: con el río puro de mis desdichas y con la compañía sincera e inmutable de los árboles. Azul ceniza de invierno y cicatrices de afecto. ¡Qué magnificencia el sufrimiento!, que nos hace renacer para volver a morir, una y otra vez. Legado de aprendizaje; hermosura de nuestro espíritu.

Aunque tenemos limitaciones en la comunicación, agradezco los pobres signos que puedo emplear para librar mis lloros y entenderlos. Y llorando escribo y siento tanto estas letras... que no puedo evitar repetirlas para que no queden en el olvido.

A Luna desorbitada
d’ara corboud

Poema

Vuelo.

Una colilla me delata en la niebla
en el peligro de ser prófugo.

Deposito mis alas distantes
con un soplido elementalmente impulsivo
en el valor incorpóreo del vuelo.

Sobre el aire de la miseria
me destaco en lo alto,
bajo la noche que cubre.

Sólo el movimiento
me distingue entre todos.

Todo lo que poseo me recuerda al viento,
a su águila precipitada sobre las cosas.

Lo que no tengo me recuerda el valor,
donde dejé una aniquilación de recuerdos en el polvo,
seres sin identificación ni forma.

Todos mueren ajenos al vuelo;
Ajenos a casi todo somos tú y yo,
Presas en fuga sobre la tierra.

Corazón y alma devoramos,
como semillas sin sus causes,
como fondos que se caen en nuestra distancia.

Todo se esfuma, excepto tú y yo.
Esto es amor, es nuestro vuelo de ala en ala.

Martin Garello - Argentina

Poema

ACRÓBATAS

Ese y Uve estaban aprendiendo a volar.

Ese era una ovejita negra
y Uve un perro de lluvia

y juntos habían aprendido a volar.

Se reconocieron instintivamente en las tinieblas
y construyeron un torreón en las alturas
para compartir en extraños viajes locos
su adicción.

Ese le enseó a Uve
a desplegar las alas
y Uve a Ese
a planear sincronizando el vuelo.

Pensaban que sus acrobacias
no eran de este mundo.

Y que, llegado el caso,
si algo malo sucediera,
sería glorioso mostrarle a los necios

su bello cadáver.

Vicente Munóz Álvarez

Poema

Poema donado para ayudar en la lucha al cáncer

Lunáticos
En épocas de crisis
las calles se abarrotan de los nuevos lunáticos
que se designan así mismos como los elegidos.
Deseo que ninguno sea designado
como un nuevo Mesías
y se dupliquen las tablas de Moisés.
Me resulta difícil romper
todos los mandamientos
como para que se añadan aún más.

 

Atrevimiento
¡Cómo te atreves!, pienso
¿Ya sabes qué?, murmuro
“Una palmada en la espalda
está a medio metro de una patada en el culo.”
Que la dulzura de cualquier persona
para destilarse,… se precisa mucha amargura.”
No me atrevo a responderte nada aún,
sólo te miro y sigo pensando…
“Que los perros tienen apariencia de lobos,
que unos fueron asesinados tras dos besos,
otros fueron vendidos por 30 monedas.”
Si todo eso me ha pasado por la cabeza,
todo eso y mucho más
cuando me has denominado amigo
y después me has pedido dinero.
Pero aún no sé
cómo retirar el brazo de tu espalda
Quizás aplastándolo como si fuera
una tarántula a punto de inocular su veneno.

POEMAS DE EUGENIO BARRAGÁN

Poema

Yo soy el hombre caldeo
el hombre chino
el egipcio
de alguna manera el hindú
y ahora que el daño es irreparable
vengo a la desesperada
millones de años de posos en mi sangre
busco limpiar al sol mis impurezas
borrar las huellas de mi carne
en el agua fresca de los ríos
en el cálido abrazo de la arena
en la descomposición de una masa sólida
en partículas que forman
nuestro milenario fango
y comer
quién sabe
alimentos menos corruptos
palabras sanadoras

Enrique Cabezón
Pertenece al libro "Existir en los días" (Eclipsados, 2009, en prensa)

Poema

Jordi Doce

UÑAS

He mirado mis uñas, largamente mordidas,
la piel seca, reseca, la hostigada cutícula
con sus breves heridas renovables,
el concierto humillante de su orfandad.

Son mi viejo enemigo siempre a raya,
mi cita inapetente con el hambre
y ese poco de cuerpo que me cobro
a cambio de una paz sólo fingida.

Apenas si me atrevo a asolearlas.
Toda su vida la han pasado
al cabo de unos dedos desdeñosos,
que agradecen la paz de los bolsillos.

Me dicen lo de siempre, avergonzadas,
avergonzado yo de su derrota,
absorto en el reproche que me lanzan
cada vez que estas manos tocan mundo

Poema

Lluvioso

¿Agonía o silencio?
¿Cómo descifrar esta filtración hacia
tu pretérita caja de recuerdos?

Añoro pretender el fuego.

Afuera en el asfalto llueve
como chispas que se
aferran a los zapatos evitando
seguir andando.

Duele caminar pegado al suelo, siendo victima de
este dolor que deja la intemperie y
en cuclillas pretendo desenterrarme
de todos mis lamentos.

Hago parte de ese ciclo que se cierra,
que sale y que entra, logrando
sólo una supervivencia
inconclusa;

y heme aquí en un camino
desolado marchando hacia un horizonte
poblado…

Rosmery Pinilla Acosta

Poema

Cansancio

El cansancio golpea sin piedad mis pensamientos atiborrados en oscuros rincones sin memoria, mis pies descalzos pisan brasas candentes, profanando distancias de paraísos prometidos .
Paisajes desconocidos abren sus fauces escupiendo partículas de arena que golpean puertas, intentando instalarse sin preámbulos en la profundidad de mi conciencia
Metamorfosis demenciales acaparan madrugadas, vomitando agónicos regresos, desestabilizando presentes donde desafíos titánicos hacen preguntas sin respuestas.
El insomnio invade espacios huérfanos de caricias …………………

Lydia Raquel Pistagnesi

Poema

Infancia olvidada

Extiende sus manos
pequeñas y sucias,
silenciosamente
mendiga una dadiva,
donde ya la vida
claudicó silencios
y la sed de orgullo
perdió la batalla.
Dolor sin respuestas
de infancia olvidada,
porque desde el vamos
quebraron sus sueños
y los arrojaron
en cualquier calzada
Es un niño apenas,
pero las arrugas
le queman el alma

Lydia Raquel Pistagnesi. Argentina

Poema.

Primaveras

Dibujo primaveras,
hilvanando pétalos
con telarañas se rocío

Lentamente
retorno a mi refugio
esperando un milagro

Un día

tornará la luz
transmutada en lluvia
entonces :

S
E
Ñ
O
R

Concédeme.
la grandeza del perdón

¡Y píntame una sonrisa!

 Poema

Desahuciado:

Soy un alma que busca la certeza de Dios,
nada queda en el mundo que me pueda agradar
ni me siento ya oriundo de este basto lugar
y me irrita y me ofusca lo que tarda mi adiós.

Soy la sombra pardusca, denodada y en pos
de un saber más profundo que el saber escolar;
y segundo a segundo ya me acerco a un altar
que el pecado chamusca, que acrisola mi tos.

Soy mi vana sentencia, mi latido final
una llama ya extinta desde un fuego servil;
solo pido licencia para un vuelo jovial

que no sea falsa finta sino viaje gentil
hacia sitios distantes, hacia orbes serenos
con aromas fragantes y con cantos amenos.

Solo ruego al edén que reciba mi andanza
y deshaga el vaivén que al infierno me lanza.

Felipe Antonio Santorelli .

Poema

DE ESTRELLAS

Antes de perderme en la noche oscura
y mis ojos no abran al llamado de trinos
he de dejar mi canto porque cuándo despiertes
ya no estaré en esta espesura.

No me iré muy lejos, tengo que cuidarte
cantarte la “nana”que aprendí un día
dejarte colgada la suave caricia
para que no me extrañes hasta tu partida.

Cuándo al fin nuestras almas se vean unidas
y recuperemos lo hermoso que cosechamos en estrellas
esperaremos los frutos de la bienvenida
brillantes en destellos, lo mismo que ellas.

Que buenas luces hemos adquirido
tú brillas tanto como yo, casi con fiereza
para alcanzar la tierra donde vivimos
y luchamos siempre depurando impurezas.

Lo hemos logrado, no titiles tanto
sino se darán cuenta, qué somos
caricias errantes de la Madre tierra,
actúa como ellas, no te pongas triste
lo hemos logrado, ya somos ESTRELLAS.

MARIPOSA DORADA

Poema

CICATRIZ

Cada vez que estoy frente al espejo
Y te miro, me recuerdas la lucha,
el temor a que venga de nuevo
a castigarme, aunque he sido buena.

 

Cada vez que te miro aún siento pena
porque sé que sufren tantas otras
por no haber resuelto ese dilema:
hacerle frente o esperar que pase.

 

Cada vez que estoy frente al espejo
y te miro, me recuerdas la victoria,
el sabor de tener una batalla ganada.
Mas no ignoro que la guerra sigue.

 

Alerta estoy, por si vienes de nuevo.
Aquí estoy, de pie para enfrentarte.
Yo no apuesto,
la vida no es un juego
es vida o muerte.

 

Cicatriz, cada vez que te veo en el espejo
agradezco, a veces más, a veces menos,
pero agradezco al fin, pues llevo mucho tiempo
mirándote al espejo, cicatriz
en mi seno.

Patricia Gandaria Ponte
Interiorista, Analista en Marketing

Poesía

Lucha. de Lidia Rissotto

A veces soy la cacique de la tribu. Me pintarrajeo de colores rituales y les ofrezco sacrificios a los dioses. Grito arengas. Levanto a mi pueblo contra el invasor y voy al ataque o a la defensa, ciega, viviendo a una velocidad sólo comparable a la de la luz, o a la de la multiplicación de las células cuando todavía somos huevo o mórula.

También soy la mujer blanca que resiste al malón. Defiendo mi virtud esencial, estar viva, y me armo de arcabuces, de flechas, de bombas atómicas que hago estallar entre mis enemigos allá afuera, sitiando mi fuerte.

O la hembra de jabalí acechada por el olor de los cazadores escondidos entre las matas. Afilo los colmillos contra las piedras, yergo las púas del lomo, oculto mis jabatos. Y espero o arremeto.

Me miento a mi misma y digo que no es cierto, que con sólo chasquear los dedos voy a romper la pesadilla y a sentir ganas de darme un baño bien caliente.

Camino por un atardecer de otoño con el cielo todavía claro, con las luces de la ciudad iluminando el infinito, arrasada, sosteniendo apenas mis huesos. Llego a la estación del tren, con las vías tan tersas y me tiro, me tiro, me tiro. Pero no. La cacique, la mujer blanca, la hembra de jabalí.

Indios, cazadores, soldados reculan, se reorganizan, planean nuevas tácticas.

Yo me pinto con más colores, cargo el arcabuz, pruebo el filo de mis colmillos y salgo al campo a dar batalla.

Poema.

 

LUGARES
(Los lugares de Lomas son mi tiempo)

 

Vivimos
alrededor de nuestras limitaciones
sin mirar las luces
que dejamos abandonadas
en los espejos.
Alguna vez esperamos
desde un andén envuelto en trenes
que jamás se detuvieron.
Pero volvimos
a preparar la ofrenda de una leche tibia
en el fuego de pequeños altares
o para transitar la geografía
del cuarto donde nacen las palabras.
Quisimos trascender.
Pasamos la existencia entre regresos
mientras la vida huye en ráfagas de tiempo
y esos Lugares donde ha transcurrido
permanecen
guardándola en el rincón más quieto
de sus espacios.

 

Alcira Doro Maddonni

Poesía

Un deseo de esperanza

Me asomé a la ventana
Y una estrella ví caer
un deseo le pedí,
por si me lo podía conceder.
Mi deseo fue tan grande,
que se sorprendió ella también.
Me pudo dedicar su tiempo
y estas palabras me dijo:
" Ten fe, amiga mía,
que se ha avanzado mucho
y más que se avanzará.
Llegará el día
y no está muy lejano,
que de esta enfermad maldita
os olvidareis los humanos.

Carmen Marin
Huescar - Riudecols (Tarragona)

Poema

Búsqueda

Estoy en la soledad que quiere trazar el vacío.
Me tengo a mí en un mar
donde el presente vive la inmensidad de sus preguntas,
como un naufragio de alas
cuando el sol indica en nieblas de horizontes
el rumbo de las naves.
Necesito guardar un poco de luz entre las manos
pero se fuga el rayo en la piel seca.
Disgregando el antes del después
ascienden burbujas de la nada.
En la inminencia de un tiempo sin instantes
busco aferrarme a las astillas de un madero
que rescate esa angustia a la deriva.
Algo cambia.
Mi existencia se larga a caminar sobre las aguas.

En las piedras de un acantilado
está
“Dios a la vista”

Poema

Dejame contarte. de Antonia Vazquéz

Que el sol asomó.

Que las plantas

estallan en flor.

Que quizás hoy

tenga un

nuevo amigo.

Que mañana quizás

no tenga destino.

Déjame contarte

Que a veces te extraño

Que me atormentan

los sueños feos.

Me gustaría

tenerte a mi lado

veo tu sonrisa

en esa nube

que me está mirando

Déjame contarte

Que en el parque

al lado de un ser de luz

está tu rosario,

que a veces lo toco

solo por sentir

que ese afecto

lo tengo allí

Déjame contarte

Que a veces la angustia

se apodera de mi

y me quiero escapar

pero choco con la realidad.

Ayúdame y dame fuerzas

para seguir con ésta vida

que DIOS me regaló

y creo a veces

pierdo su timón.

Poema

MOMENTO PERDIDO

Un momento perdido
quiebra el reloj
en el silencio de una calle
donde los ojos de la nada
despeñan lágrimas
hacia el destino
de una llama indecisa
y la consumen.

Quedarán chispas.

Porque la vida
es resplandor de instantes
mientras el tiempo
va en busca del tiempo.

Hay que vivir.

Para encender el fuego.
ALCIRA DORO MADDON

Poema 

Grito a grito pare la tierra y de sus entrañas emerge el dolor de la existencia. Con voces de sangre y silencios de siglos se estremece el femenino instinto de la vida para batirse en duelo con la luna.


Juana Hernández Conesa. Escritora.
Cartagena. España

 Poema Solidario

¿Quién podría decirle qué bien huele

a la rosa, en su tallo ensimismada?

¿Cómo poder quejársele a la espada

de que su voz de acero corta y duele?

 

¿Es enero culpable de que hiele

los ramos olorosos su llegada?

¿Puede el amor, que alegra la mirada,

impedir que el amor la desconsuele?

 

Trazan las firmes rayas de la vida

en la mano la red de sus caminos

como una oscura e incurable herida.

 

Nadie elige ni muda los destinos:

cuando más necesita su venida

se van del olivar los estorninos.

D. Antonio Gala.

Poema

Soy la mujer que llora
junto al cerebro azul de Frances Farmer.
Mis tacones varados en la orilla
esperan al dragón de la marea.
El dolor es redondo en mis bolsillos
y pesa como un ancla.
Del libro Coma (Hiperión, 2008)

 

José Daniel García. España.

Poema

El hueco de la prueba

Te recuerda la prueba cómo el todo
siempre es más importante que las partes
la prueba te recuerda que el sentido
permanece a pensar de los vacíos
la de que hay vida más allá
del y que lo que no tiene cura
es la desesperanza y el rencor
la prueba de que siempre habrá salida
la prueba de que todo es una prueba
y tú vas a ganar una vez más

 

 

Vicente Luis Mora
España.
Instituto Cervantes de Nuevo México

Poema

Silencioso y acechante

llega sin que lo esperes

destructivo, mutilante

se lleva a grandes seres.

 

No han descubierto la cura

y sigue como invencible

y lentamente él tortura

con un dolor insufrible.

 

Maldito cáncer de mama

asesino cruel de mujeres

piedad el mundo te clama

y maldice tus poderes.

 

A Dios pedimos sabiduría

para poder encontrar la cura

que acabe contigo un día

¡maldita enfermedad tan dura!

 

Roxy Paz

Santa Cruz –Bolivia

 

EDICIONES

Asociación ArtSalud - © Copyright